Jalisco.- Juan Pedro es considerado el hombre más obeso del mundo, no por gusto, sino por un problema médico que año con año lo llevó a acumular 595 kilogramos.

Hace ocho meses que fue entrevistado en Al Aire con Paola su realidad era complicada.

“Yo estoy claro en mi mente que yo no estoy así porque yo quiero, a quién le gustaría estar así, con oxígeno, con estar que para todo necesite ayuda, hasta para un vaso de agua le tengan que ayudar”, dijo Juan Pedro Franco Salas durante una entrevista transmitida en marzo de 2017.

Vivía literal en una cama, sin poder siquiera sentarse.

Juan Pedro pasó toda su infancia y adolescencia en diversos hospitales buscando una solución a su obesidad y fue hasta noviembre de 2016 cuando dejó su natal Aguascalientes para trasladarse a Guadalajara en donde médicos de esa ciudad se comprometieron de manera gratuita a ayudarlo.

En mayo pasado, una cirugía de manga gástrica le redujo el 80 por ciento de su estómago.

Juan Pedro pasó toda su infancia y adolescencia en diversos hospitales buscando una solución a su obesidad. (Noticieros Televisa)
Hoy ha perdido más de 230 kilos y empezó a dar sus primeros pasos.

Juan Pedro Franco Salas, agregó: “Antes me la pasaba casi recostado, ahorita me he empezado a sentar yo solo, a parar, he estado haciendo ejercicios, con bicicleta, mancuernas, bicicleta para manos, me siento muy contento, me siento como a un paso más cerca de la meta que es levantarnos”.

Hoy pesa menos de 360 kilos, sabe que aún le falta mucho, pero sus movimientos corporales son más independientes.

Juan Pedro Franco Salas, destalló: “Estamos viviendo un sueño, estamos viviendo algo que hemos querido desde hace mucho tiempo, que habíamos buscado, que habíamos pedido ayuda, pero no se nos había dado”.

Además de tejer bufandas para luego venderlas; uno de sus médicos le regaló el horno y su nutrióloga la receta para los dulces de amaranto saludables y granola.

“El que no quiere trabajar es por flojo, la verdad uno hasta acostado puede hacer algo”, aseguró.

Pero su cambio apenas comienza y mañana otra cirugía marcará su futuro.

“Mi vida cambiaría pues ahora sí que al 100 por ciento porque hasta tomar un vaso de agua que es una cosa que uno puede decir, es sencillo, pero para mí es complicado porque yo tengo que pedir ayudar, quiero empezar a trabajar, empezar a movernos y pues empezar a vivir”, comentó Juan Pedro Franco Salas. (Noticieros.Televisa.com)