Apple no consiguió desatascar ayer las ventas del iPhone con la presentación de su última versión, que prescinde de la entrada de audio, es resistente al agua y cuyo modelo más ambicioso -el Plus- incluye cámara dual. Tras conocer estos detalles, los analistas han recortado las previsiones de ventas del smartphone, del que depende el 60% de la cifra de negocio total del gigante de la tecnología.

En julio, Apple insistió en celebrar que los iPhone vendidos en todo el mundo habían batido la cifra de 1,000 millones desde que el primer smartphone de la manzana salió al mercado en 2007. La campaña de marketing no escondió que, días antes, las ventas del teléfono habían caído un 23% entre marzo y mayo, respecto al mismo periodo del año anterior.

Muchos expertos esperaban que el iPhone 7 reparara esta desaceleración de las ventas del producto estrella del gigante por el agotamiento del producto y la competencia de otras grandes tecnológicas, sobre todo de Samsumg. Pero la presentación de la nueva versión ha sido entendida como una patada hacia delante del cuestionado sucesor de Steve Jobs, Tim Cook. (http://www.economiahoy.mx/)