El portavoz Federico Lombardi dijo que Francisco aboga por la creación de “puentes” y no de “muros”; en tanto, el precandidato estadounidense aseguró que “no hay una pelea” con el pontífice

El Vaticano dijo este viernes que el papa no quiso hacer un “ataque personal ni una indicación del voto” cuando en el vuelo de regreso desde México sostuvo que el candidato republicano Donald Trump “piensa en construir muros” y “esto no es cristiano”.

“El papa ha dicho aquello que ya sabemos bien, si seguimos sus enseñanzas y sus posiciones: que no se puede construir muros, sino puentes. Esto lo dice siempre, continuamente, lo ha dicho respecto a la cuestión de las migraciones en Europa y otras muchas veces”, dijo el portavoz de la Santa Sede, Federico Lombardi, en una entrevista a Radio Vaticana.

Para el vocero, esta afirmación es una actitud “coherente con el hecho de seguir con valentía las indicaciones del Evangelio sobre acogida y solidaridad”.

“Naturalmente sus declaraciones han sido posteriormente muy comentadas pero no querían ser, de ningún modo, un ataque personal ni una indicación del voto”, zanjó.

Lombardi agregó que “el papa dijo claramente que no entraba en la cuestión del voto en la campaña electoral de Estados Unidos” y también que sus palabras eran pronunciadas “en el caso de que fuera exacto y verdadero aquello que le habían referido”.

“Dio el beneficio de la duda respecto a aquello que le refirieron sobre las expresiones (pronunciadas por) el candidato republicano”, señaló.

En el vuelo de regreso a Roma desde México, el jerarca católico respondió a los periodistas que le acompañaban en el avión sobre asuntos de interés general y mencionó con respecto al precandidato republicano: “Sólo digo: este hombre no es cristiano si es que dice esto (sobre la construcción de un muro fronterizo entre México y Estados Unidos)”.

“No fue algo bueno lo que dijo”

Donald Trump aseguró que las palabras del papa no fueron “buenas” hacia él, pero que fue “ligeramente mejor lo que dijo de lo que reportó la prensa” durante una entrevista con CNN.

El precandidato presidencial aseguró que el Vaticano está rodeado por muros, que es lo que busca hacer con Estados Unidos “la gente podrá pasar, pero de manera legal”.

Además, especuló sobre la injerencia del Gobierno mexicano en las declaraciones realizadas por Francisco.

“El Gobierno de Mexico habló con el papa… probablemente le dijeron ‘¿no es terrible que el señor Trump quiera hacer un muro?'”, indicó.

Sin embargo, aseguró que no cree que esté en una pelea con el pontífice por este comentario.

“No me gusta pelear con el papa, no creo que estemos peleando”. (http://www.cnnexpansion.com/)