Cuba.- El príncipe Carlos y su esposa Camila están por comenzar el primer viaje oficial a Cuba de la familia real británica en una muestra de desacuerdo con la estrategia de la administración de Donald Trump de aislar económicamente a la isla comunista.

Se espera que el heredero al trono británico aterrice en La Habana alrededor de las 5:00 de la tarde de hoy. Posteriormente colocará una ofrenda floral en el monumento al héroe de la independencia colonial José Martí, cerca de los retratos masivos de íconos revolucionarios socialistas, incluido el Che Guevara.

Los próximos dos días incluirán visitas a sitios históricos, un parque solar, una granja orgánica, un centro de investigación biomédica, una gala cultural y una cena con el presidente Miguel Díaz Canel.

La visita no incluirá reuniones con disidentes políticos u otros críticos del sistema de partido único de Cuba, una decisión que provocó críticas de los exiliados cubanos.

La visita de la pareja real a La Habana busca consolidar y fortalecer las relaciones bilaterales, dentro del proceso de acercamiento iniciado en 2016 con el viaje a la isla del entonces ministro de Exteriores y actual ministro de Hacienda del Reino Unido, Philip Hammond.

Aquel viaje se produjo en el contexto de la normalización de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos bajo el mandato del entonces presidente Barack Obama, un proceso paralizado abruptamente por su sucesor en la Casa Blanca, Donald Trump, que ha revertido el “deshielo” bilateral y endurecido las sanciones al país caribeño.

Está previsto que tras su llegada el príncipe de Gales se traslade directamente a la célebre Plaza de la Revolución de la capital cubana, donde depositará una ofrenda floral ante el monumento al prócer independentista José Martí, un protocolo que cumplen en la isla todas las visitas de alto rango.

El encuentro con el presidente cubano, Miguel Díaz-Canel, tendrá lugar en la tarde de mañana lunes, dentro de una apretada jornada que también incluirá un paseo por La Habana Vieja, patrimonio de la Humanidad, y un encuentro con representantes del incipiente sector privado, los conocidos como “cuentapropistas”.

¿Qué pasará con el príncipe Guillermo cuando su padre sea rey de Inglaterra?

Según fuentes diplomáticas británicas, esta visita de tan alto nivel es un reflejo del buen estado de la relación entre el Reino Unido y Cuba que busca estimular aún más el desarrollo de los vínculos, un compromiso que no significa que los dos países concuerden en todos los ámbitos, sino que ven oportunidades para el intercambio.

El principal propósito, dentro de una filosofía de “diplomacia constructiva”, es promover un diálogo más estrecho con el Gobierno cubano, según las mismas fuentes. (Noticieros.televisa.com)