Ciudad de México.- Estigma imborrable. La Selección de México debe dejar atrás la goleada sufrida en la Copa América Centenario ante Chile por 7-0, y pensar sólo en la eliminatoria de la Concacaf. Al respecto, el delantero Martín Barragán afirma que llega para ayudar, en su primer llamado al Tricolor.

“No se ha hablado nada de eso (la goleada), que ni se hable, porque ya está en el pasado y debemos enfocarnos en lo que viene, El Salvador y Honduras”, manifestó el “Gasolinero”, el hombre de los goles rojinegros, con tres en esta campaña.

El atacante señaló que deben dejarlo en el pasado, “estamos enfocados en lo que viene y es muy importante para nosotros estar con gente muy experimentada y es algo muy importante estar aquí”.

Aceptó que en lo personal sabe de la responsabilidad que tiene por haber sido considerado al conjunto mexicano, lo cual no le da miedo, sino al contrario, lo impulsa para convertirse en un jugador constante.

“Vengo a pelear por quedarme, a dejar una buena impresión, estoy motivado para dejar lo mejor de mí, vengo a aportar y dar lo más que pueda. Vengo con ganas de querer ganar”.

Con el boleto asegurado al Hexagonal Final, México trabajó ayer en el Centro de Alto Rendimiento (CAR) para el duelo del viernes ante El Salvador, dentro de la cuarta ronda de la eliminatoria de Concacaf rumbo a la Copa del Mundo Rusia 2018.

Por cierto, con muchas ausencias trabajó el Tricolor. Pese a que estuvieron presentes en la práctica, el técnico colombiano Juan Carlos Osorio tuvo que prescindir de Guillermo Ochoa, Héctor Herrera, Héctor Moreno y Miguel Layún, quienes no tomaron parte del interescuadras y lo vieron a un costado de la cancha.

Además, también estuvo ausente Diego Reyes, quien está definiendo su situación contractual con algún equipo de España. En tanto, no se observó a Andrés Guardado, quien llegó al país la tarde del lunes.

Ante esta situación, el estratega tuvo que echar mano de elementos del representativo mexicano Sub-20, que también está concentrado en el CAR.

Zaldívar está motivado

Más que temor, el hecho de presentarse con el Tricolor en un ambiente tan hostil como el que vivirán el viernes ante El Salvador, genera una gran motivación en el delantero rojiblanco Ángel Zaldívar.

“Es una bonita motivación y reto, al final esto es futbol, tenemos experiencia como para no achicarnos ante estas situaciones, sabemos que será hostil el clima, y al final la gente no juega”.

El “Chelo” dejó en claro que más allá que el Tri ya tiene asegurado su lugar en el Hexagonal Final de la Concacaf, la idea es la de salir con el triunfo en San Salvador y mantener el paso perfecto en la cuarta ronda clasificatoria.

“Nosotros vamos a ganarles, no vamos a especular y el 7-0 ya quedó a la historia, vamos a ganar como profesionales, a hacer valer la historia de México”, estableció el delantero, que suma tres goles con las Chivas.

Al atacante del Guadalajara afirmó que este llamado al Tri mayor es recompensa a que nunca dejó de trabajar, pese al duro golpe que significó no ir a los Juegos Olímpicos Río 2016, con la Sub-23.

“Es motivante después que no me tocó, pero por algo pasan las cosas, seguí trabajando y gracias a la confianza que me dio el ‘Profe’ (Osorio) es un orgullo estar acá y aprovechar al máximo”.

EL APUNTE
El 7-0 los persigue

El secretario general de la Federación Mexicana de Futbol, Guillermo Cantú, fue cuestionado sobre si ya se sanaron las heridas tras aquel doloroso revés ante los chilenos en la Copa América Centenario, por 7-0, y expresó que esas permanecerán, pero hay que aprender. “Es algo que nos va a dejar marcados, pero es momento de ver hacia adelante, no nos podemos quedar ahí, hay que ver hacia el futuro”. (Informador.com.mx)