Tamaulipas.- Más de 3 mil trabajadores de la zona sur de Tamaulipas se enfrentan hoy en día a la falta de empleo por no ser considerados en la plantilla de proyectos de construcción por su condición de salud, pues padecen algunas enfermedades crónicas degenerativas que, aunado a la pandemia del Covid-19, las empresas optan por rechazarlos pues no quieren tener gente de alto riesgo que les implique pago de riesgo de trabajo, incapacidades y hasta indemnizaciones.

Julio Alfaro Flores, secretario general de la Federación de Trabajadores de Altamira de la Confederación de Trabajadores de México (CTM) reconoció lo anterior y lamentó que “esta situación se haya acentuado aún más con la pandemia del Covid-19 pues la empresa quiere gente joven, sana y no mayor de 60 años para poderles dar empleo, de lo contrario sería una erogación extra para las empresas y la mayoría de las veces se les sale de sus presupuestos contemplar otros rubros que la misma ley les pide como empleadores”.

El entrevistado informó que los trabajadores que enfrentan problemas de salud degenerativa “estamos hablando de enfermedades como la diabetes e hipertensión, por lo que al llegar a solicitar empleo en una empresa constructora y pasar los exámenes correspondientes del oficio o actividad a desempeñar, lo mandan a realizar los exámenes clínicos a un laboratorio particular, pero lamentablemente dan positivo en dichas enfermedades, lo cual es algo delicado pues en la mayoría de todos ellos no tienen algún otro tipo de ingresos económicos que les permitan llevar el tratamiento puntual de una enfermedad por lo que requieren el servicio del IMSS”.

Por lo que a estas personas durante esta pandemia del Covid-19 las empresas particulares “no los contratan pues son más susceptibles de contraer el virus del Covid-19 y en la actualidad estamos enfrentando esa problemática, hay proyectos de trabajo que te demandan una contratación de personal de cientos de trabajadores, pero los quieren completamente sanos y eso es una problemática que enfrentamos en la actualidad y se ha acentuado más en estos tiempos”.

De esta manera la mano de obra calificada y general de la zona sur del estado está enfrentándose a la cruda realidad “la desaceleración en el ritmo de los proyectos de construcción se registra desde el pasado mes de marzo y a poco más de ocho meses que se decretó en México y Tamaulipas la pandemia que detuvo el flujo económico las inversiones locales y del extranjero, que ha desencadenado una ola de desempleo en la zona sur de Tamaulipas”, agregó Julio Alfaro Flores.

Por último, comentó el dirigente obrero en el municipio de Altamira que esta problemática “nos está provocando un problema de tipo social, pues estos trabajadores en su mayoría tienen más de 50 años de edad y requieren del servicio de seguro social para tratarse la enfermedad que padecen, tienen familia aún estudiando, también deben el crédito Infonavit y se les complica seguir adelante como jefes de familia, por lo que esperamos que la autoridad correspondiente tome cartas en el asunto”. (www.elsoldetampico.com.mx)