De seguir el nivel de contaminación en los mares y océanos que se reporta hoy en día, dentro de diez años el agua de nuestro planeta contendrá una tonelada de plásticos por cada tres toneladas de peces, dio a conocer el informe “La nueva economía de los plásticos”, presentado el día de ayer en el Foro Económico Mundial.

El reporte desplegado como parte de las actividades del Foro que es celebrado en Davos, Suiza, dice que al ritmo actual, en 2050, el peso de los residuos de plásticos en el agua marina será superior al peso de todos los peces del planeta.

El estudio fue elaborado por el proyecto MainStream, una iniciativa en conjunto con la Fundación Ellen MacArthur Foundation y la empresa McKinsey Company.

El objetivo, anuncian, no es criticar a la industria de plásticos, sino analizar la realidad actual de este tipo de producción y exponer los puntos débiles por los que atraviesa en cuanto a consumo y reciclaje se refiere; así como abrir el debate con la finalidad de mejorar el sistema económico a nivel mundial.

El nuevo estudio reitera que uno de los problemas más graves en el uso masivo de plástico es que “cada año, al menos 8 millones de toneladas de plásticos son vertidas a los mares y océanos”.

El equivalente a verter cada minuto en el mar la carga de un camión de gran tonelaje. “Si no se toman medidas, los vertidos serán equivalentes a dos camiones por minuto en 2030 y cuatro camiones por minuto para el año 2050”, advierte el documento.
El año 2015 fue el más caliente en 136 años
La producción de plásticos se ha multiplicado por diez en medio siglo y se espera que se duplique de nuevo en los próximos 20 años.

El estudio lamenta la pobre cultura del reciclaje de los residuos de plástico, y destaca la falta de eficacia en los sistemas de recogida selectiva y reciclaje, lo que provoca pérdidas económicas muy importantes y daños ambientales muy difíciles de solucionar.

Para solucionar esta problemática, el estudio propone la extensión a todo el mundo de sistemas integrados en los que los fabricantes y empresas envasadoras participen económicamente en la recogida y reciclaje de los productos que ponen en el mercado.

Países desarrollados ya han implementado este sistema recomendando por el informe empresarial, el cual insiste en “la mejora de la eficacia del sistema para lograr una mejor economía y unos mejores resultados ambientales, sin dejar de aprovechar los muchos beneficios de los envases de plástico”. (http://www.vanguardia.com.mx/)