El Parlamento Europeo puso anoche a la Unión Europea ante otra batalla con la nueva Administración estadounidense. Las normas europeas marcan que la Comisión Europea está obligada a exigir visa a los nacionales de un país que a su vez exija visa a los ciudadanos de cualquiera de los 28 países del bloque.

Estados Unidos exige ahora mismo visa a los búlgaros, chipriotas, croatas, polacos y rumanos y, violando su propia normativa, la Comisión Europea no toma medidas recíprocas contra los estadounidenses.

El brazo ejecutivo de la UE no quiere exigir, ni siquiera de forma temporal, visa a los estadounidenses para no dañar las relaciones en un momento delicado tras la llegada del nuevo presidente Donald Trump y para no perjudicar al turismo.

Bruselas sabe que iría a la bronca contra una Administración estadounidense que no ha hecho más que anunciar restricciones a la inmigración y que podría ver la eliminación de la visa como un paso de apertura de fronteras.

Daniela, la joven argentina, podría ser deportada este mes
Pero los eurodiputados no parecen dispuestos a tragar. En una resolución aprobada casi por aclamación por el comité de Libertades Civiles del Parlamento Europeo, los legisladores exigen a la Comisión Europea que adopte, “en el plazo de dos meses”, las medidas legales necesarias para imponer la visa a todos los ciudadanos estadounidenses mientras Estados Unidos no elimine ese requisito para los búlgaros, chipriotas, croatas, polacos y rumanos.

Deportaron de EE.UU. a un artista argentino con residencia legal
La norma explica que la Comisión Europea avisa al país en cuestión –en este caso Estados Unidos- para que elimine la exigencia de visa. Si en el plazo de 24 meses no lo ha hecho, Bruselas impone a su vez la visa por 12 meses renovables.

El 12 de abril de 2014 la Comisión Europea comunicó a Washington que tenía 24 meses para eliminar la visa a los ciudadanos de esos cinco países europeos. Pasado ese período, que se cumplió el 12 de abril del año pasado, Bruselas no dio ningún paso. Los eurodiputados exigen ahora, casi 11 meses después de cumplido el plazo, que Bruselas imponga la visa.

Canadá hubiera sido el siguiente en la lista porque exige visa a los ciudadanos de Bulgaria y Rumanía, pero el gobierno canadiense ya cedió y anunció que el 1 de diciembre eliminará la visa. En abril de 2014 también recibieron advertencias Australia, Brunei y Japón. Los tres eliminaron cualquier exigencia de visa a europeos en los 24 meses que les había dado la Comisión Europea.

La Comisión Europea parece por ahora hacer oídos sordos a la resolución parlamentaria –que no es vinculante- y pretende seguir negociando con Washington para que Estados Unidos no exija visa a ningún europeo. (Clarín.com)