Monterrey, N.L.- De un balazo murió un niño monclovense que se encontraba de vacaciones con sus abuelos en Monterrey, donde su propio hermanito le disparó cuando jugaban con una pistola.

El pequeño de apenas 4 años fue identificado como Gabino de los Santos Martínez, quien falleció casi de manera instantánea luego de ser baleado la noche del lunes en un domicilio de la colonia Mitras Centro en la Sultana del Norte.

El niño presentaba una herida en el abdomen y quedó sin vida en una de las recámaras de la vivienda ubicada en Río Jordán número 2411, en el cruce con Hermosillo.

TRÁGICAS VACACIONES DE FAMILIA

Una fuente de la Procuraduría informó que el menor de 7 años de nombre Alan, hermano de la víctima, Gabino, de 4, confesó que accionó el arma de manera accidental.

Ambos jugaban en la recámara, pero no trascendió la manera en que pudieron tener alcance a la pistola calibre 9 milímetros, la cual quedó sobre un buró.

La Cruz Verde atendió el reporte a las 16:20 horas, pero encontraron al menor sin vida.

La víctima presentaba una herida en la clavícula izquierda por donde entró la bala y otra en el abdomen, por donde salió.

Según el informante, en el momento de los hechos se encontraban la abuela, un hermano de 8 años y Gabino, mientras los padres estaban fuera de la ciudad, en Monclova.

Y es que según versiones extraoficiales, los pequeños estaban de vacaciones con los abuelos, luego de haber terminado el ciclo escolar en el colegio La Salle, donde presuntamente estudiaban, Gabino en el nivel preescolar.

Los niños jugaban cuando la abuela escuchó una detonación y encontró a Gabino tendido y sangrando.

La mujer, víctima de una crisis de nervios, salió corriendo para pedir ayuda a su esposo, quien es doctor en el Centro Médico Los Ángeles, ubicado a media cuadra.

El doctor, abuelo del niño, llegó a la casa y le dio maniobras de resucitación, pero ya no pudo salvarle la vida.

Alrededor de la 1:00 de la madrugada de ayer, peritos y agentes ministeriales se retiraron de la casa, luego de concluir las investigaciones y el levantamiento de las evidencias. Familiares de los menores y sus abuelos esperaban poder ingresar al domicilio, pero éste quedó resguardado por elementos de Fuerza Civil. (Zócalo.com.mx)