Río Bravo, Tamaulipas.- En dos operativos diferentes que se realizaron en municipios de la frontera y centro de Tamaulipas, autoridades estatales y federales lograron localizar restos humanos, en uno de los casos hubo tres cráneos y casquillos percutidos.

El hallazgo lo realizaron colectivos familiares desaparecidos en el municipio de Rio Bravo, zona donde a principios del año localizaron un campo de exterminio por parte de la delincuencia organizada.

En esta ocasión fue en unas casas abandonadas que hay en la brecha 18 Norte con 109.

Las familias al llegar encontraron restos óseos, así como tres cráneos humanos y varios casquillos percutidos, por lo que se cree los accionaron para poder privar de la vida a las ahora víctimas.

En este hecho personal de la Fiscalía General de Justicia del Estado acompañó a las familias, por lo que se le dio conocimiento a las autoridades correspondientes para que realizaran los protocolos y llevar los restos a examen y tratar de encontrarles ADN.

El segundo caso fue realizado por la SEIDO perteneciente a la Fiscalía General de la República (FGR) y lo realizó en el municipio de Abasolo.

Oficiales federales y civiles llegaron a una brecha lejana y localizaron cuatro casas ya en estado de abandono pero en sus alrededores hallaron restos óseos calcinados.

Por la falta de herramientas, las autoridades federales hicieron llamar a personal de la Fiscalía Estatal para que tomaran conocimiento y procedieron a recoger las muestras para tratar de identificar a ó las personas. (www.excelsior.com.mx)