A pesar del descrédito que lo rodea, el Gobierno que encabeza el presidente Enrique Peña Nieto se percibe en Ciudad Juárez entre claroscuros ya que se le reconocen logros pero también se le critican desaciertos en la conducción del país durante los primeros tres años del sexenio.

?????????????????????????????

En el marco del Tercer Informe de Gobierno que el titular del Poder Ejecutivo rendirá a la Nación mañana, representantes de diferentes sectores sociales en esta frontera destacaron la habilidad política para aprobar las reformas estructurales, pero le reclaman la falta de resultados para sacar del rezago y transformar a México, como lo prometió.

Representantes de diferentes sectores sociales en esta frontera también le aprueban que disminuyera la violencia en esta frontera y diera continuidad a las acciones en materia de seguridad con la participación de la sociedad civil, aunque le cuestionan el deterioro de la calidad de vida de los juarenses por el aumento en el IVA, la pobreza y la creación de empleos mal pagados.

Y si bien le reconocen la apertura y voluntad para buscar la recuperación total de la ciudad al crear aquí durante su primera visita en enero pasado una mesa interinstitucional para atender las demandas y propuestas de los juarenses, ya le piden resultados o que al menos se refleje el interés en el presupuesto de egresos del próximo año para que no quede sólo en una simulación.

“Hay que reconocer la apertura de este gobierno y que estamos caminando, pero todavía no se cierra el ciclo y estamos esperando que los apoyos se den aunque ya no sea en el 2015 sino en el presupuesto de 2016, que es en lo que estamos trabajando”, dice Jesús Andrade Sánchez, coordinador en turno del Consejo Coordinador Empresarial (CCE) en la ciudad.

El también presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) agrega que si bien este Gobierno federal ha logrado ciertos avances, el principal reproche del sector económico es por la reforma fiscal, la corrupción y la falta de Estado de Derecho que han frenado el desarrollo del país.

De hecho así lo reconoce el mismo presidente Enrique Peña Nieto, quien en uno de los mensajes de promoción que se difunden en el contexto del informe que mañana entregará a la Cámara de Diputados dice que México aún no se mueve a la velocidad que se busca porque se lo impiden la corrupción, la desigualdad y una situación económica mundial complicada, que se refleja en una caída del precio del petróleo.

Por lo que en otro de los spots en los que también hace una autoevaluación de su gobierno menciona que es tiempo de “cambiar lo que debemos corregir” y previo a comparecer ante los mexicanos realizó cambios en su gabinete con los que busca “acelerar las acciones a favor de las familias mexicanas”.

“En general podemos ver que el tercer año de gobierno de Enrique Peña Nieto está marcado por la incertidumbre y el descrédito por las sospechas de tráfico de influencias que generan corrupción, lo que en un escenario de crisis lacera la confiabilidad y aceptación, con lo que se explica la mala evaluación que tiene este gobierno a la mitad del sexenio”, considera Abraham Paniagua Vázquez, especialista en política, gobierno y asuntos públicos.

Sin embargo, agrega que también hay aspectos positivos y aciertos que se rescatan de este gobierno aunque muchos todavía no son del todo perceptibles.

Destaca, por ejemplo, el crecimiento sostenido del empleo en la ciudad, aunque advierte que la mayoría son mal remunerados, pero necesarios ante una crisis financiera como la que se registra a nivel internacional.

Así lo mencionó el mismo presidente durante la primera y única visita que ha realizado a esta ciudad en enero de este año, cuando dijo que el 2014 fue uno de los años en los que históricamente se generaron más empleos desde hace 50 años en el país, 714 mil, de los que el 83 por ciento se crearon en la franja fronteriza.

Indicadores económicos de Juárez arrojan que entre 2010 y 2014 la ciudad pasó de 314 mil 720 trabajadores formales a 378 mil 100, una diferencia de 63 mil 380 plazas que representa un crecimiento de 20 por ciento en cuatro años.

Datos de la Radiografía Económica de la Ciudad correspondientes a este año establecen que el 57 por ciento de los empleos formales en Juárez son de la industria maquiladora cuyos salarios difícilmente alcanzan para satisfacer totalmente las necesidades de los hogares.

Esta pérdida del poder adquisitivo provocada por los bajos salarios y alta inflación se refleja en los indicadores de pobreza, que en Chihuahua tuvo un aumento de 35 por ciento entre 2012 y 2014 de acuerdo con datos del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Mientras que en materia de seguridad pública, otra de las principales demandas de los juarenses, se advierte cierta estabilidad de los indicadores delictivos que se registran en la ciudad.

Arturo Valenzuela Zorrilla, miembro fundador de la Mesa de Seguridad y Justicia –creada en el marco de la estrategia Todos Somos Juárez impulsada por el gobierno de Felipe Calderón Hinojosa–, dice que derivado de esas acciones ahora se cuenta con una Policía Municipal con mayor entrenamiento, capacitación y equipo, además de que los agentes ya cuentan con un espacio recreativo.

Reformas estructurales se quedaron cortas: analistas

La esperanza generada por Peña Nieto a partir de las reformas estructurales no ha conseguido hasta ahora los resultados prometidos y esperados.

Si bien al hacer un balance de las acciones gubernamentales se destaca la aprobación de estas reformas, se considera que han sido insuficientes porque llegaron tarde y están desfasadas.

“Tener estas reformas estructurales es bueno, pero no es suficiente para resolver los problemas de México e impulsarlo a un nivel de desarrollo sostenido porque han sido completamente contrarias a lo esperado”, sostiene Alejandro Sandoval Murillo, economista del despacho Sólo Negocios.

Por ejemplo, explica que de la reforma fiscal se esperaba que incrementara la base de contribuyentes para un incremento en la captación fiscal y la estabilización del mismo, pero a partir de cobrar menos a todos y no más a los de siempre, lo que al final de cuentas ocurrió.

En cambio, agrega, la reforma incrementó las tasas, así como el costo y carga administrativa a las empresas, lo que se ha traducido en un resultado negativo y no el que esperaba la iniciativa privada para estar en condiciones de aumentar la productividad y generar más empleo.

Este análisis es confirmado por el sector empresarial agrupado en el CCE, que considera que la reforma fiscal nomás ha ayudado al gobierno en la recaudación de ingresos para amortiguar el impacto de la crisis económica internacional, mientras que a las empresas y a la gente le ha afectado en el bolsillo.

No obstante, Sandoval estima que este gobierno se salva con las reformas estructurales al sector energético y de telecomunicaciones, donde se logró cierta mejoría al consumidor final con la reducción en tarifas de energía eléctrica y telefonía, además de que abrió nuevas oportunidades para inversiones.

Acciones imperceptibles

Aun cuando el Gobierno federal ha emprendido programas y acciones durante el primer trienio, para analistas locales los resultados en Ciudad Juárez todavía son imperceptibles y la gran deuda con la sociedad es en materia de obra pública.

Esto, señalan representantes de los sectores sociales, porque no se concreta ni una sola acción derivada de la mesa interinstitucional, que fue creada por orden presidencial para atender los rezagos en materia de infraestructura de la ciudad y capitalizar el impulso de esta frontera.

El presidente municipal Enrique Serrano Escobar asegura que los 21 proyectos de obra propuestos en la mesa avanzan en diferente ritmo de acuerdo con su propia naturaleza y el que ya se encuentra en su etapa final es la cesión de los ingresos de los cruces internacionales para desarrollar infraestructura en la ciudad.

“Hay proyectos muy claros y definidos que están hasta presupuestados y algunos cuentan hasta con proyectos ejecutivos, por lo que ya sólo es cuestión de voluntad política para que se lleven a cabo”, considera Sergio Meza.

En tanto, en proceso sigue la solicitud de recursos para la construcción de un puente que sustituya la estructura del Puente Villarreal y se buscan más dinero para el Centro Histórico, la construcción del Centro de Convenciones y de los hospitales de Cancerología y de Especialidades que desde diciembre se iniciaron en los terrenos del ex Hipódromo y Galgódromo.

Otras acciones realizadas aquí son a través de los programas impulsados por la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) que han representado una inversión millonaria porque se han visto superados por la necesidad de la gente. (Gabriela Minjáres/El Diario/con información de Juan de Dios Olivas)

Reformas impulsadas por EPN

1. Energética

2. Telecomunicaciones

3. Competencia económica

4. Financiera

5. Hacendaria

6. Laboral

7. Educativa

8. Transparencia

9. Política-electoral

10. Al Código Nacional de Procedimientos Penales

11. A la Ley de Amparo

(http://diario.mx/)