Altamira, Tamaulipas.- La empresa Ferromex y Grupo México, entregaron la obra del puente peatonal de la RETAMA, en Tamaulipas, con diversas deficiencias, entre ellas, que le falta piezas claves que generan que la infraestructura se «mueva» y por ende no pueda ser utilizada; también se analizará si soportará los fuertes vientos que suelen registrarse por fenómenos naturales como los frentes fríos.

La primera piedra de la obra se colocó el 20 de noviembre del 2020, donde participó la alcaldesa panista Alma Laura Amparán Cruz, y aunque se prometió entregar la obra unos meses después, por diversos problemas, entre ellos cables de luz, los trabajos estuvieron detenidos por más de un año.

El alcalde de Altamira, Armando Martínez Manríquez, realizó una supervisión por dicha infraestructura, la cual asegura es una demanda constante de los ciudadanos pues conecta al sector Monte Alto con el complejo administrativo La Retama y varios fraccionamientos habitacionales «estamos haciendo una rehabilitación del puente que nos entregó Ferromex porque está en malas condiciones».

El arquitecto Juan Hernández, encargado de la obra, manifestó que, aunque no hay un riesgo de colapso, el puente tiene un movimiento por la falta de piezas en la instalación de la infraestructura.

«Inicialmente aquí nos dimos cuenta que el puente no estaba terminando, le faltaban unas soldaduras principales y unos breaiser de refuerzo, el puente se mueve al sentido del puente y ese es un problema para la gente que vaya a cruzar este puente».

Aseguró que ya se trabaja en la instalación de todo el equipo, sin embargo en el proyecto original no se cuenta con la instalación de techumbre y con iluminación.

Por su parte, el titular de Desarrollo Urbano, Gerardo Badillo, manifestó que antes de que entre en operación el puente se tienen que hacer varios dictamen, como el del suelo y los vientos. Mientras que por parte de Protección Civil, se dio a conocer que antes de inaugurar el puente se debe de inspeccionar que se cuenten con las medidas de seguridad; por lo que esperan un dictamen estructural para después tener uno de seguridad.

«Vamos avanzando y vamos encontrando detalles, se está haciendo un presupuesto general y lo daremos a conocer cuando lo tengamos. Yo hubiera cambiado las escaleras por rampas, pero no nos da el espacio, también tenemos la consideración de un elevador pero vamos a tomar la mejor decisión pero siempre pensando en las personas, este no es un puente normal», declaró Martínez Manríquez.

El edil lamentó que al puente le haga falta hasta una techumbre e iluminación, aunado a que la protección deberá de aumentarse para evitar que personas quieran utilizarlo con otros fines.

Para finalizar, Armando Martínez Manríquez, aseguró que la única respuesta que tuvo de parte de la empresa Ferromex es que el contratista encargado de la obra les «había quedado mal» y por ende les era imposible continuar con los últimos trabajos para concluir el puente. (heraldodemexico.com.mx)