Ciudad de México.- Saúl Álvarez ya sabe lo que es medirse contra un peleador alto y pesado, pues ya comenzó a hacer sesiones de sparring con los “grandotes”.

El Canelo, quien presume un récord de 48-1-1, arrancó en su campamento de San Diego, California, sesiones de entrenamiento con púgiles que son mucho más altos y pesados que él, esto con miras a la pelea que sostendrá contra el sinaloense Julio César Chávez, que tiene una foja de 50-2-1, la noche del 6 de mayo en la T-Mobile Arena de Las Vegas, Nevada.

El entrenador José “Chepo” Reynoso, quien lleva las riendas del boxeador tapatío junto con su hijo Eddy Reynoso, apuntó que les han caído de maravilla las primeras sesiones con los púgiles de mayor tonelaje.

“Vamos muy bien, trabajando con gran entusiasmo, trabajando sin incidentes de nada, y empezando a hacer sparring, los martes, jueces y sábados, pero todo bien

“Ya comenzamos a hacer sparring, y Canelo se sintió muy bien con dos muchachos, se vio bien, 8 rounds de cuatro minutos cada uno por 50 de descanso, y todo bien. Haciendo sesiones los martes, jueves y sábados”, expresó el “Chepo” vía telefónica desde San Diego.

Saúl, de 26 años, se medirá con un peleador que le saca alrededor de 10 centímetros de estatura y que pelea dos divisiones más que las del pelirrojo.

¿Harán algún ajuste para enfrentar a Chávez?, se le cuestionó.

“Los únicos ajustes que hacemos para esta pelea son los sparring más pesados, de acuerdo a las características del rival, que es más alto y más pesado, es lo que conseguimos, sparring de esas características, pero la verdad no se requieren ajustes.

“Qué puedes inventar para derrotar al rival?, no hay nada que inventar, pues es un estilo 100 por ciento mexicano, y Saúl lo conoce ese estilo”, reiteró el entrenador del púgil tapatío. (Diario.mx)