Ciudad de México.- El secreto a voces ya tiene nombre. El Estadio Azul vive sus últimos días para convertirse en un centro comercial, similar al que actualmente se construye en Periférico Sur, y lo que todavía es casa de la Máquina tiene como eventual nombre “Artz Insurgentes Sur”.

De acuerdo a una entrevista ofrecida por el arquitecto Javier Sordo Madaleno de Haro, su despacho será el encargado de realizar el proyecto en el terreno de la Colonia Ciudad de los Deportes.

En un documento denominado “Mexico Infrastructure & Sustainability Report 2018”, el arquitecto hijo de Javier Sordo Madaleno Bringas, empresario de la Plaza de Toros México, cuyo propietario es la familia Cossío, también dueña del Estadio Azul, reveló que en este último se realizará el nuevo conglomerado, aunque no especificó fechas.

“Nosotros no queremos que la gente sienta que entra a un tradicional y cerrado centro comercial cuando entren a Reforma Colón o Artz. Otro proyecto que estaremos desarrollando es el del Estadio Azul en (colonia) Nápoles, que se convertirá en el Artz de Insurgentes Sur”, explicó.

Artz es el complejo que se construye en la zona de El Pedregal. Sobre este, Sordo Madaleno de Haro explica que se trata de un desarrollo que integra marcas de lujo como Louis Vuitton o Gucci, que además contará con cuatro torres corporativas.

Sobre el mismo, menciona que de inicio el proyecto es controversial por el desconocimiento que puede haber sobre él. Pero en ese sentido, destaca que han destinado más de 200 millones de pesos en infraestructura pública para no complicar la vialidad.

EN MENOS DE TRES MESES, EL CIERRE ADMINISTRATIVO

Desde hace semanas, se mencionó que el Estadio Azul sería demolido a principios de julio, pero sin que hubiera una confirmación por parte de la familia Cossío. Aunque esta se mantiene sin manifestarse al respecto, es un hecho que los actuales administradores del Azul, la empresa Ocesa, tienen programado dejar el inmueble el 31 de mayo, junto con todo lo que guarde ahí el club cementero.

Fuentes cercanas a la actual directiva del estadio consideran que es difícil que los trabajos empiecen a principios de julio porque hasta el momento no han acudido ingenieros o especialistas a realizar estudios de suelo.

De ahí que suponen que el inmueble quedará en pie por al menos unos tres o cuatro meses más, luego de que la Máquina dispute los dos partidos que le quedan ahí (7 de abril vs. Lobos BUAP y 21 vs. Morelia), aunque el último evento sería con un emparrillado en la cancha, con el Tazón México III de la Liga de Futbol Americano el 22 de abril, pues es muy difícil que Cruz Azul avance a Liguilla y alargue un poco la vida del inmueble construido en 1946, con 71 años de vida y por lo mismo el más viejo de la CDMX.

Sordo Madaleno de Haro agregó en la entrevista que este tipo de desarrollos los realizan en alianza con fondos de otras empresas y ejemplificó que actualmente trabajan con Simon Property Group, de Estados Unidos.

Más allá de ello, la familia Sordo es cercana a los Cossío, a su vez son cercanos a la familia Bailleres, propietaria de El Palacio de Hierro, cuya tienda en Polanco construyó Sordo Madaleno Bringas, entre muchos otros proyectos. (MedioTiempo.com)