El ex técnico del Atlas se muestra contrariado por el cambio radical que hicieron con los Rojinegros tras su partida; ahora, se enfoca en su nuevo reto, hacer campeón a Cruz Azul.

Tomás Boy ha cerrado la página con Atlas, pero no deja de observar a la distancia al equipo que sacó de las llamas del descenso y con el que consiguió 59 puntos en un año.

En charla con esta casa editorial, el “Jefe” es directo al hablar de la transformación que sufrieron los Rojinegros a su salida, con los resultados más que conocidos. Lugar 16 en el Apertura 2015, con apenas 17 puntos en 17 partidos.

Pero también se ilusiona con su nuevo reto, Cruz Azul, un equipo en el que la exigencia es un título que ya cumplió 18 años ausente de La Noria.

Boy conoce de esa ansiedad por un título, pues la vivió a otro nivel con el Atlas. El reto, dice, no le asustó. “Cuando un grande como Cruz Azul, con tanta trascendencia e historia detrás te llama, y lo hacen de la forma como lo hicieron porque me han tratado de maravilla como en ningún equipo de los que he estado me han tratado, no te queda más que tomar el reto y aquí estoy, muy contento e ilusionado en que podemos cambiar las cosas”, afirma de entrada.

Para afianzar su presente en la Máquina, Tomás recurre a lo hecho en Atlas durante dos años. “Voltear la hoja fue un trabajo muy arduo y muy bueno de los jugadores del Atlas, pasar del descenso a estar completamente salvados, a ser un equipo que quedaba entre los tres primeros del campeonato; ahora no sé qué ha pasado, están destruyendo al equipo, al menos al que logró 60 puntos, de hecho ya se encargaron de hacerlo.

“Hacer 60 puntos en un año tiene que ver con hacer más de un 60% de efectividad, junto con algunos torneos que se tienen que jugar al mismo tiempo. Claro que no es fácil hacerlos y creo que la directiva del Atlas ya se dio cuenta de que no es fácil, además de los términos en los que se logró, pues veníamos de trabajar para sacar al equipo del descenso”.

Boy afirma que todo eso le ha dejado lecciones que pretende aplicar con Cruz Azul. “Es muy difícil hacer un equipo ganador, ganamos 18 partidos, eso es más de una temporada completa y cualquiera sabe que eso, en dos torneos, es un montón. Cada equipo tiene sus prioridades y sus objetivos, yo en este momento estoy muy contento con Cruz Azul porque aquí hay que buscar lo máximo”.

—¿Dónde notas que hay más ansiedad por un campeonato?

—Aquí (Cruz Azul) el campeonato es el único objetivo por la cantidad de tiempo que ha pasado en que no ocurre en los términos en los que está acostumbrado este equipo, con todo y que ha jugado finales. Aquí siempre se ha procurado tener muy buenos equipos que además han hecho muy buenos torneos, pero el título es el objetivo.

—¿Condiciona el trabajo esta ansiedad?

—Sí, porque hay un historial tremendo que tiene a su vez a mucha gente desesperada, sobre todo que en la Liga siguen ganando equipos que aumentan sus logros y se acercan a lo conseguido por Cruz Azul. Cuando estuve en el Atlas la ansiedad era muy grave porque era por no descender; ahí fue cuando me pidieron dos torneos de 25 puntos y logramos 60. Eso nos trajo una situación muy difícil de manejar porque los objetivos cambiaron de la noche a la mañana, pero el equipo era el mismo.

—Dos campañas en las que sumes 60 puntos de nada sirven en Cruz Azul si el equipo no es finalista…

—Sí, y lo entiendo perfectamente porque aquí el título es el objetivo final y único. Evidentemente hay pequeños pasos que se tiene que dar para llegar a ese objetivo. Este elenco tiene que ser un gran equipo, tiene que presentar muy buenos juegos, tiene que dominar a sus adversarios y tiene que jugar para que el resultado final sea ganar partidos con solvencia. Lejos de pensar que me estoy poniendo presión, simplemente entiendo que así es esta organización y es lo que me gusta del desafío.

—¿A qué Cruz Azul llegó Tomás Boy?

—No son los mejores momentos de Cruz Azul, ha cumplido su tercera temporada seguida sin clasificar a la Liguilla. Aquí siempre hay la encomienda de que esto tiene que cambiar radicalmente, sobre todo en la presentación de los partidos; además la afición se ha alejado mucho del equipo como consecuencia de todo esto, por eso el desafío es grandísimo, porque hay que ganar partidos y atraer de nuevo a la afición al estadio. Están dándose los pasos para la conformación del equipo en los mejores términos.

—¿En qué momento de tu carrera llegas a Cruz Azul?

—La verdad había salido un poco herido de mi anterior equipo. No me gustó la forma como fuimos eliminados, y tampoco me gustó después como se desbarató el trabajo que hicimos ahí, aunque bueno, eso ya no era de mi incumbencia.

—¿Va a poder armar el Cruz Azul que requiere Tomás Boy?

—La directiva ha puesto muchísimo de su parte pues a pesar de la gran inversión que hicieron la campaña anterior, es decir, diez jugadores que llegaron a la plantilla, están dispuestos a traer otros elementos y eso tiene mucho valor para mí y para los seguidores. No es tan sencillo armar un equipo como lo hicieron el semestre anterior y contemplar apuntalar ese equipo para poder hacerlo más competitivo.

NUMERALIA

Números de Boy con los Rojinegros, en campaña regular

28 puntos hizo Atlas en el Clausura 2015, y terminó cuarto sitio en la general
31 puntos sumaron los Zorros en el Apertura 2014, y fueron terceros
21 puntos acumuló el Atlas en el Clausura 2014, y se ubicó en el lugar 12 (http://www.informador.com.mx/)