La Secretaria de Seguridad Nacional de Jeh Johnson anunció que las autoridades federales de inmigración detuvieron a 121 adultos y niños en redadas el fin de semana de Año Nuevo como parte de una operación a nivel nacional para deportar a una nueva ola de inmigrantes ilegales.

Las familias detenidas por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por su sigla en inglés) realizó el operativo principalmente en Georgia, Texas y Carolina del Norte y ahora los detenidos están siendo llevados a centros del ICE para ser procesados y luego ser deportados a sus países en avión, de acuerdo con las autoridades. Los detenidos están recluidos temporalmente en centros federales de detención antes de ser deportados a América Central.

“Como he dicho en repetidas ocasiones, nuestras fronteras no están abiertas a la inmigración ilegal”, dijo Johnson.

Las redadas fueron las primeras de una amplia operación de la administración de Obama, que es dirigida contra cientos de familias que han cruzado la frontera sur de EU de manera ilegal desde el comienzo del año pasado. La operación, dada a conocer por el Washington Post, es el primer esfuerzo a gran escala para deportar a las familias que huyen de la violencia de América Central, dijeron las autoridades.

Funcionarios de Seguridad Interna evitaron decir cuántos niños estaban entre los detenidos, dónde fueron detenidos y de qué países estaban huyendo. La operación está enfocada sólo contra los adultos y niños que cuentan ya con una orden de un juez migratorio para salir de EU. (http://eleconomista.com.mx/)