Tamaulipas.- Por el desvío de 10 mil millones de pesos del erario a manos de funcionarios de su administración, el exgobernador de Tamaulipas, Egidio Torre Cantú, se mantiene bajo la lupa de la Unidad de Investigación Financiera del Estado (UIFE).

Pese a no contar con una averiguación directa en su contra, existen algunas líneas de investigación que han llegado hasta el exfuncionario, detalló el titular de la UIFE, Raúl Ramírez Martínez, quien destacó que hasta el momento hay cuatro detenidos por el proceso.

Claro que han presentado amparos, pero ninguno ha resultado porque se comprueba su culpabilidad”, destacó.
Señaló que en la actual administración aún operan algunas de las empresas investigadas; pero se trabaja para evitar más desfalcos.

Mencionó también que Tamaulipas no fue la única entidad afectada por las factureras, pues sus negocios también perjudicaron a municipios e incluso a otras entidades.

“No puedo decir cuáles son, para no perjudicar la investigación, pero ya se les dio aviso para que tomen sus propias medidas”, mencionó.

Respecto al uso de los fondos, Raúl Ramírez no descartó que fueran empleados para las campañas de las elecciones de 2016, aunque indicó que aún se deben hacer averiguaciones al respecto y desechó la idea de que lo obtenido haya sido en beneficio de la delincuencia organizada.

Hasta el momento no se ha detectado nada relacionado con ello, entonces está completamente descartada la posibilidad”.
Agregó que además de los implicados también se investiga a seis familiares, ya que a veces los utilizan para el lavado de dinero. (Heraldodemexico.com.mx)