Ciudad de México.- La bancada del Partido Acción Nacional (PAN) en el Senado pidió a la Procuraduría General de la República (PGR) ofrecer recompensa por la captura de los exgobernadores priistas de Tamaulipas, Tomás Yarrington y Eugenio Hernández, acusados de diversos delitos y perseguidos por la justicia de Estados Unidos.

 

Los legisladores demandaron al procurador, el también priista Raúl Cervantes, colaborar con las autoridades del vecino país, donde ambos exmandatarios enfrentan acusaciones de carácter penal.

En un punto de acuerdo registrado por la senadora panista Sandra García Guajardo, los legisladores incluso pidieron la comparecencia del funcionario federal para que explique el estado que guardan los procedimientos iniciados contra los exgobernadores.

De acuerdo con la legisladora, ambos son perseguidos por delitos contra la salud, delincuencia organizada, lavado de dinero y operaciones con recursos de procedencia ilícita, entre otros.

“Esperamos que el actual procurador dé muestra de profesionalismo, seriedad e imparcialidad al frente de la institución, que colabore con el país vecino”, expresó.

“Se requiere que la PGR no sea usada como instrumento político para favorecer o perjudicar a exgobernadores o funcionarios de ningún partido político y que actúe con imparcialidad”.

La legisladora condenó que el gobierno mexicano haya hecho caso omiso al desfalco, enriquecimiento ilícito, desvío de recursos y demás delitos de los que son presuntos responsables Yarrington y Hernández.

García Guajardo pidió al titular de la PGR informar si las averiguaciones previas y los procedimientos para localizar a los exgobernadores tamaulipecos siguen en ejecución.

“Que actúe de manera urgente y que dé clara muestra de que actuará con imparcialidad y transparencia al frente de la PGR”, manifestó.

La senadora refirió que en Estados Unidos, Yarrington es acusado de aceptar millones de dólares en sobornos de cárteles del narcotráfico e invertir el dinero en bienes raíces en Texas.

A Hernández, detalló, se le han confiscado tres propiedades en McAllen con valor de 2 millones de dólares y una en Austin valuada en 2.3 millones, al igual que una cuenta bancaria a nombre de su cuñado Oscar Gómez por 30 millones de dólares.

En este último caso, expuso la legisladora, el exgobernador ha sido visto en México en informes de gobierno y campañas electorales. (http://diario.mx/)