Durante el partido entre México y Panamá no se requirió el protocolo de FIFA para evitar el grito discriminatorio en contra de los porteros, pero sí se expulsaron a 30 personas del Azteca por insistir en la expresión que se escucha durante los saques de meta del rival.

El grito discriminatorio, un murmullo en el estadio Azteca
El personal de la Federación Mexicana de Futbol se reunió con integrantes del equipo de seguridad del estadio para explicarles los pasos a seguir en caso de que se escuchara el grito y las acciones que estaban estipuladas en caso de que hubiera situaciones aisladas.

Durante los 90 minutos, el grito discriminatorio y prohibido por la FIFA casi no se escuchaba, por lo que no fue necesario hacer una llamada de atención o recomendación a los aficionados por medio del sonido local.

En los casos individuales, primero se les hacía una llamada atención a las personas que insistían en hacer el grito y después se les sacaba hasta la calle en caso de que no atendieran las recomendaciones.

Fueron 30 personas las que no atendieron la campaña en contra del grito discriminatorio y tuvieron que ser retirados del partido de la Selección Mexicana. (ESPN.com.mx)