Un hombre de la India pasó dos meses de su vida comiendo hojas afiladas de cuchillo pues desarrolló una obsesión por comer metal por lo que los médicos debían operarlo y extraer todas esas piezas que tenía en el estómago con mucho cuidado.

La operación llevó alrededor de cinco horas y debieron cuidar todos y cada uno de sus movimientos pues necesitaban que los demás órganos estuvieran bien, “tenía un impulso salvaje de consumir metal. Incluso para nosotros, cirujanos con experiencia, fue aterrador”.

“Estábamos tan nerviosos… un pequeño error podría haber terminado con la vida del paciente. En mis 20 años de práctica, nunca he visto algo así” fueron las palabras de uno de los doctores que intervino en la operación.

Entre lo que sacaron de su estómago encontraron cuchillos plegables enteros y otros más rotos incluso algunos estaban oxidados, el hombre dijo “Siento haber decepcionado a mi familia. Voy a estar siempre agradecido a los médicos y personal del hospital por salvar mi vida. Me gustó su sabor y era adicto… así como las personas se vuelven adictas al alcohol y otras cosas, mi situación era similar”. (Tiempo.com.mx)