Sin la presencia de efectivos y patrullajes militares en las calles, los hechos violentos en Ciudad Victoria, Matamoros y Reynosa se ha recrudecido

Luego de que elementos del Ejército dejaron de apoyar en las tareas de seguridad a Tamaulipas desde diciembre del año pasado, debido a que el gobierno estatal no renovó el convenio para su permanencia, la violencia se desató de nuevo en la entidad, aseguraron organismos ciudadanos y la Iniciativa Privada.

Sin la presencia de efectivos y patrullajes militares en las calles, los hechos violentos en Ciudad Victoria y los municipios fronterizos de Matamoros y Reynosa se han recrudecido.

Tan sólo en los últimos 30 días, el Grupo de Coordinación Tamaulipas (GCT) ha reportado ocho homicidios y dos ataques a negocios en la capital del Estado.

“Anteriormente ya habíamos extendido los horarios y ahorita nos vemos obligados otra vez a retroceder, a cerrar más temprano y a buscar que los empleados estén más temprano en su casa tratando de evitar algún problema y tratando de proteger su integridad”, dijo Fidel Gallardo Aguilar, titular de la Coparmex en Tamaulipas.

Organizaciones civiles atribuyeron el retorno de la violencia a la ausencia del Ejército.

En Reynosa, unas 30 patrullas quedaron inactivas luego de que la Policía Militar dejó la ciudad y desde entonces se han recrudecido las persecuciones, tiroteos y la quema de vehículos.

En Matamoros, la violencia también se ha recrudecido en los primeros dos meses del año con bloqueos y choques entre los grupos criminales y las fuerzas federales. (http://elmanana.com.mx/)