Gómez Farías,  Tamaulipas.- Un predio usado por Los Zetas para incinerar los cuerpos de personas que asesinaban fue descubierto por familiares de desaparecidos y peritos de la Procuraduría General de la República (PGR) en Tamaulipas.

Edith Pérez, representante de la organización “Voz y Dignidad por los Nuestros”, refirió que la Fiscalía local tenía conocimiento de “narcococinas” en el municipio de Gómez Farías, pues Enrique Santillán, capo de la región detenido en una prisión de máxima seguridad, confesó que Los Zetas habían matado a más de 500 personas y sus cuerpos fueron incinerados en esos lugares.

“Hicimos una ubicación de puntos donde encontramos muchos restos calcinados”, declaró Pérez, representante del organismo que agrupa a unas 60 familias de desaparecidos del estado de San Luis Potosí.

El hallazgo del “narcocementerio” fue resultado de un operativo realizado entre el lunes y miércoles de esta semana, en el que participaron agentes de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delincuencia Organizada de la PGR, del Grupo Antisecuestros de Tamaulipas, antropólogos y peritos forenses de la fiscalía y tres organizaciones civiles.

Pérez, quien busca a cinco de sus familiares que desaparecieron en una carretera de Tamaulipas en 2012, dijo que los peritos recolectaron 25 restos, únicamente los más grandes, y regresarán a trabajar en la zona en las próximas semanas.

Hace más de un año la Fiscalía estuvo trabajando en otros terrenos de esa zona, donde se recogieron restos óseos correspondientes a 29 cuerpos.

En una petición de información sobre este hallazgo, la agencia EFE señaló que la Fiscalía respondió que “la información solicitada se encuentra estrictamente reservada” de acuerdo con el artículo 13 de la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública Gubernamental. (Proceso.com.mx)