El Gobierno de México anunció hoy el fin del traslado al país de 6.003 migrantes cubanos que se encontraban varados en Costa Rica y Panamá, tras el acuerdo suscrito con varias naciones centroamericanas.

Todos recibieron del Instituto Nacional de Migración (INM) un documento de visitante por razones humanitarias que les permite estar en México 20 días antes de cruzar a EE.UU., señalaron las secretarías de Gobernación y de Relaciones Exteriores.

Dicho documento “garantizó el tránsito legal de extranjeros cubanos por territorio nacional”, indicaron en un comunicado conjunto.

Esta mañana llegó el último vuelo a la ciudad fronteriza de Nuevo Laredo (estado de Tamaulipas) con 93 cubanos procedentes de Costa Rica.

Han sido 38 los grupos que han entrado vía aérea al país, tanto a Nuevo Laredo como a la también norteña Ciudad Juárez (Chihuahua), provenientes de Panamá.

Asimismo, más grupos procedentes de Costa Rica llegaron vía terrestre por Ciudad Hidalgo, en el sureño estado de Chiapas.

“Las facilidades otorgadas dentro de su territorio para posibilitar el tránsito aéreo y terrestre de los migrantes cubanos para llegar a su destino respondieron a una coyuntura excepcional y única”, establecieron las secretarías mexicanas en el escrito.

Los traslados se produjeron “gracias a las medidas de apoyo y colaboración que, por razones humanitarias y desde una perspectiva de corresponsabilidad, México y los gobiernos de la región latinoamericana impulsaron” para la “seguridad y bienestar” de los grupos de migrantes.

Estos incluían personas de “alta vulnerabilidad”, como menores y embarazadas, indicaron.

La crisis migratoria comenzó el 15 de noviembre pasado, cuando Nicaragua cerró su frontera a los cubanos aduciendo riesgos para la seguridad y soberanía del país.

Desde entonces Costa Rica otorgó 7.802 visas temporales a los isleños, pero el 18 de diciembre suspendió la entrega de más de esos documentos, ya que consideró que se había agotado su capacidad para brindarles ayuda humanitaria en albergues.

El paso de cubanos por Centroamérica se intensificó en los últimos meses con el restablecimiento de las relaciones entre EE.UU. y Cuba por el temor a que se elimine la Ley de Ajuste Cubano (1961), que otorga facilidades a los isleños para conseguir la residencia estadounidense. (http://www.noticiasmvs.com/)