Tamaulipas.- Los tres niveles de gobierno han promovido activamente la Reforma Energética, prometiendo prosperidad e inversiones sin precedentes para estados como Tamaulipas, donde en los próximos meses se licitarán más zonas de extracción de petróleo y gas, en algunos casos autorizando el uso de técnicas como el fracking.

“Tamaulipas es una de las zonas que van a ser más afectadas por estos proyectos porque se encuentra dentro de la zona de explotación en los planes del gobierno”, advirtió Aroa de la Fuente, investigadora de Fundar, Centro de Análisis e Investigación, A.C.

De la Fuente es una de las autoras del último reporte: “Las actividades extractivas en México: estado actual”, dado a conocer esta semana, y que señala algunos de los retos y peligros que conllevan la explotación de territorio y zonas productivas como ganadería y pesca.

“Es dramático, es información que debería estar llegando a aquellas poblaciones y comunidades que van a ser afectadas directamente por estos proyectos de explotación de hidrocarburos especialmente los no convencionales, que usan técnicas como el fracking, que son nocivas para el agua y el medio ambiente”, advirtió De la Fuente.

Incluso, advierte que algunos defensores de su territorio han sido hostigados e incluso asesinados.

“Aunque actualmente no existe una fuente de información que permita conocer con exactitud los conflictos generados por estas actividades, a 2016 se han llegado a sistematizar hasta 37 casos relacionados con la minería y, al menos, 11 con los hidrocarburos. Mientras que ante la exigencia legítima de los derechos por parte de las comunidades y poblaciones del país, la respuesta del Estado y de diversas empresas consiste en acciones de hostigamiento, deslegitimación, criminalización e incluso asesinatos. Entre 2010 y 2016 se han identificado 303 casos de ataques a defensores y defensoras del territorio, entre los que destacan los relacionados con proyectos mineros”, explican.

Señalan que hay empresas privadas, muchas de ellas extranjeras, que no respetan los derechos humanos o ambientales, o tienen vínculos de políticos de alto nivel.

“Nuevos actores están entrando al juego y ya se han entregado 38 áreas a través de contratos a 33 consorcios en los que participan 48 empresas… La participación de algunas de estas empresas despierta preocupación, debido a sus historiales de corrupción, violaciones a derechos humanos y degradación ambiental, mientras que otras tienen vínculos con políticos y grandes empresarios mexicanos, así como con ex funcionarios”, detalla el documento.
sabía usted…

CORRUPCIÓN, EL PROBLEMA ETERNO

Nuevos actores están entrando al juego y ya se han entregado 38 áreas a través de contratos a 33 consorcios en los que participan 48 empresas, de acuerdo al último reporte: “Las actividades extractivas en México: estado actual”.

DAÑOS AL ECOSISTEMA

Detallan que al mismo tiempo que la explotación de gas y petróleo se abrió al sector privado, se llevaron a cabo una serie de modificaciones a la legislación para facilitar que las empresas y sus proyectos puedan acceder y utilizar los territorios.

EN MANOS DE EXTRANJEROS

México tiene un gran tesoro en su subsuelo, sin embargo, la regulación es a veces laxa, por lo que se cometen abusos.

Respecto a la minería, se trata de un sector que tradicionalmente ha sido escasamente regulado y en el cual la participación pública ha sido marginal, pues el sector está principalmente en manos de empresas privadas extranjeras y, minoritariamente, nacionales, revela el reporte de Fundar.

PRIMER PRODUCTOR MUNDIAL DE PLATA

México se sitúa como el mayor productor mundial de plata y es uno de los diez principales países del mundo productores de oro, cobre, plomo y zinc. Esta producción ha aumentado de manera importante en los últimos años, así como el valor de la misma, que en 2012 llegó a su pico y superó los 250 mil millones de pesos. Aunque desde entonces este valor ha disminuido, en 2015 se situaba aún por encima de los 200 mil millones”.

IMPACTO Y DAÑO ECOLÓGICO

Las afectaciones de la industria extractiva tienen alcances además de económicos, también ambientales, de salud y culturales.

Este no es un tema menor, dado que la extracción de minerales e hidrocarburos genera daños a las poblaciones donde se llevan a cabo los proyectos, las cuales ven afectada su salud, su acceso al agua y a alimentos saludables, y hasta su identidad cultural y su supervivencia en el caso de los pueblos indígenas y campesinos. Afectaciones que también llegan a la sociedad en general, a través de la contaminación de fuentes de agua. (ElManana.com.mx)