Nuevo Laredo, Tamaulipas.- Al menos 40 árboles fueron talados de manera clandestina y se detectó cacería furtiva en ranchos cercanos a Nuevo Laredo, denunciaron ganaderos locales.

Estas actividades ilegales mantienen molestos a los propietarios de estos terrenos, porque su actividad depende en gran medida de la conservación de la flora y la fauna.

A través de una cámara oculta se logró captar una imagen que proporcionó el dueño de un rancho, en la que se observa claramente a un cazador en un comedero, con un rifle en su mano derecha y con indumentaria clásica entre los cazadores.

A pesar que en la región la caza furtiva ha disminuido, aún existe gran cantidad de cazadores que sabiendo que es un delito que se paga con cuantiosas multas, matan venados cola blanca y otras especies sin permisos.

“La mayoría de los ranchos tienen cazadores debidamente documentados y con sus permisos en regla, y los dueños de los ranchos vigilan los predios para evitar la ilegalidad, además de que hace algunos años se implementó una tarifa de multas que al cazar un venado sin permiso, puede variar de los 20 mil a los 50 mil salarios mínimos”, dijo César Johnson, juez principal en la Federación Mexicana de Tiro de Tamaulipas (Femeti) y de la Temporada de Cacería bajo el sistema Bonne & Crocket.

Los propietarios de ranchos, denunciaron a su vez la tala clandestina de árboles.

“Sólo en la brecha del gas que sale del Penal y Tutelar hacia la carretera MEX II se talaron entre 35 y 45 mezquites verdes”, declaró.

Los dueños de ranchos que requieran más información o establecer sus quejas ante la Profepa, puedan llamar al número 713-3101. (ElMañana.com.mx)