Aunque ha dado buenos resultados, la Gendarmería Nacional no cuenta con la capacidad operativa que se requiere. Además, Marisol Ochoa consideró que la estrategia de seguridad se tiene que enfocar en: reclutamiento, profesionalización, la operatividad, atacar el acto criminal y contener la criminalidad.

A pesar de los buenos resultados que ha ofrecido la Gendarmería Nacional, no cuenta con la capacidad operativa para satisfacer las necesidades actuales, destacando el caso de Tamaulipas, donde está en la parte Sur de la entidad y hay alcaldes que solicitan su presencia en el Centro y Norte del estado.

La analista Marisol Ochoa señaló que la Gendarmería ha dado buenos resultados en los municipios de Tampico, Madero y Altamira, señaló que su «capacidad no es tan grande como se requiere», pues «están hechas para acentuarse, para tratar de tranquilizar ciertos territorios, de coadyuvancia».

Adelantó que para el mes de enero, los gendarmes se moverán de Tamaulipas a otro punto del país. Actualmente la Gendarmería Nacional opera con 5 mil 128 elementos, la cual ha sido «una gran máquina operativa» que contempla los tres elementos: Inteligencia, prevención y acción.

A pesar de la labor de la Gendarmería, Ochoa señaló que en el país es necesario fortalecer a las policías locales; «estamos hablando de un retraso histórico de las policías locales», destacando que hay municipios que operan con dos o tres policías locales, sobre todo ahora que está por entrar en vigor el nuevo sistema penal acusatorios.

«Tenemos dos años para crear una policía local efectiva», insistiendo que el problema está en los municipios.

Señaló que se trata de un esquema multidireccionado, donde se tienen que trabajar al mismo tiempo en el reclutamiento, profesionalización, la operatividad, atacar el acto criminal y contener la criminalidad. «Para planear 2016 y 2017 el reto es enorme».

Marisol Ochoa precisó que se ha trabajado para actuar, por ejemplo, contra el acto del secuestro, «no para entender las causas que lo están originando», es decir, «si estamos midiendo estadística sobre estadística, perdemos de vista las causas que están originando las acciones criminales y la movilidad criminal».

En ese sentido, apuntó que en los análisis ha quedado fuera la parte de la «carga de efectividad en las reacciones operativas anticrimen».

En torno al sistema penitenciario, federal y estatal, Ochoa lamentó que se presenten dos panoramas: exacerbación de población o los sistemas terminan por no ser funcionales, por lo que «de nada sirve que tú te esfuerces por llevar a cabo una estrategia que sea efectiva, cuando en las cárceles no son efectivas». (http://www.radioformula.com.mx/)