Cada segundo que pasa es un instante menos como futbolista profesional. La hora de decir adiós está por llegar para Gerardo Torrado.

Después de más de 20 años de carrera, siete clubes, tres Mundiales y miles de diferentes experiencias, es momento de ponerse por última vez un uniforme y disputar un encuentro más. La despedida ya está a unas horas de distancia. Se consumará una vez que finalice el cotejo entre el Indy Eleven y el North Carolina FC de la NASL.

Desde que a mediados de 2016 Torrado decidió emprender una nueva aventura con Estados Unidos como destino. Sabía que se trataba de un último reto antes de la despedida. A lo largo de este tiempo se ha mentalizado para dar el paso que por fin concretará. Ha sido una labor de concientización y aceptación.

“No es que disfrute más esta semana que las pasadas porque desde que llegué a Estados Unidos ya tenía en mente que iban a ser mis últimas dos temporadas y mi idea era disfrutar de esa transición. Ha sido una experiencia fabulosa en Indy Eleven que me ha ayudado a valorar muchas cosas dentro del futbol. En los 20 años de carrera ha sido algo muy similar, los he disfrutado muchísimo. Cuando eres joven a lo mejor lo disfrutas de otra forma, cuando eres grande lo aprecias de otra manera, te fijas en otros detalles, así que me siento muy contento y afortunado de poder haber vivido esta carrera”, compartió el ‘Borrego’ en entrevista vía telefónica con ESPN Digital.

Ponerle un título a su carrera resulta complicado para Gerardo. En cuanto se le pregunta uno, lo piensa durante varios segundos, medita y repasa el que cree más adecuado para resumir en una sola frase todo lo que ha vivido, desde su debut en Pumas hasta su llegada a Estados Unidos, sin olvidar sus años mozos en España o su servicio por más de 10 años al Cruz Azul.

“Le pondría el ‘futbol es bello’, jugando un poco con la película de La Vida es Bella. El futbol es una escuela de vida. Me ha dado oportunidad de conocer gente muy valiosa, de tener experiencias de tanto como futbolista como persona y me ha dado la posibilidad de jugar en muchísimas partes del mundo y jugar torneos importantísimos”, valoró.

El próximo director deportivo de la Selección Mexicana tampoco duda en que elegiría de nueva cuenta ser futbolista. Entiende que ha sido también una carrera llena de sacrificios, pero que han valido la pena en cada segundo.

“Ha sido una experiencia fabulosa. Desde niño soñar con ser profesional e ir cumpliendo ese sueño paso a paso, trazando nuevos objetivos, ver la manera de conseguirlos. Los obstáculos muchas veces son grandes oportunidades para seguir creciendo y persiguiendo lo que buscaste desde un inicio. Los objetivos están para cumplirse y si son sólidos, tarde o temprano los vas a cumplir. A cada uno le va diferente y podrás quejarte, pero con el paso del tiempo he aprendido que no vale la pena quejarse, que hay muchas cosas positivas por destacar y lo he aprendido por el futbol. Estoy muy agradecido con el futbol”, compartió.

Colgaría los botines, daría una vuelta olímpica y rápidamente pasará a una nueva fase como directivo en la Selección Mexicana, donde ya lo esperan con los brazos abiertos y un viaje en puerta a Bélgica y Polonia para preparar al equipo nacional de cara al Mundial de Rusia.

“Estoy terminando una etapa muy importante y cuando comience la otra pondré toda mi energía, ilusión y mi experiencia para que esa etapa sea exitosa”, destacó un Torrado motivado y lleno de nostalgia por vivir sus últimos momentos como futbolista profesional.

La historia del mediocampista no solo fue a nivel de clubes, también con el Tricolor sembró una buena cosecha desde 1999, cuando fue convocado por primera vez por Manuel Lapuente previo a la Copa América de Paraguay 99.
Con la selección jugó tres Mundiales y ganó una Copa Confederaciones, dos Copa Oro, un subcampeonato de Copa América en 67 partidos.

Las labores de Gerardo en esta nueva etapa de su vida será el ser una especie de vínculo entre el cuerpo técnico, los jugadores y los clubes.
Este cargo de director deportivo lo ocupará a partir de enero, pues luego de 20 años de carrera como profesional tendrá un par de meses para distraerse, pasar el trago amargo de dejar de ser un futbolista profesional y empezar a enfocarse en su nuevo oficio.

Trayectoria

Nació el 30 de abril de 1979 en la Ciudad de México, se formó en las fuerzas básicas de Pumas, donde debutó el 6 de septiembre de 1997 en un partido correspondiente al Torneo Invierno 1997 en el Estadio Universitario de Nuevo León. En un principio no formaba parte del cuadro titular del equipo universitario, a pesar de tener buenas actuaciones en las selecciones menores, en general tuvo muy pocas apariciones con Pumas hasta que debutó en la selección mayor mexicana en 1999.

Formó parte del equipo que participó en la Copa del Mundo Sub-20 Nigeria 1999 junto con estrellas juveniles como Rafael Márquez Álvarez, Luis Ignacio González, Óscar Mascorro, Cesáreo Victorino, Mario Méndez y Daniel Osorno. En dicha competición México eliminó a Argentina y alcanzó el quinto lugar.

Jugó tres años para Pumas hasta que en el año 2000 es fichado por el club español CD Tenerife de la segunda división española en aquel entonces, con el club de Santa Cruz conseguiría el ascenso a la máxima categoría del fútbol español, pero sería relegado a jugar otro año en la segunda pues Gerardo no entraba en planes del club y jugaría para el Polideportivo Ejido. En el año 2002 es fichado por el club Sevilla FC, en donde al fin jugaría en la Liga de Fútbol Profesional; Torrado tuvo un gran torneo en su primera temporada con los sevillistas, pero su segundo año no fue tan bueno y en 2005 es transferido al Racing de Santander, jugando seis meses con el club verdiblanco antes de retornar a su país pues sería fichado por el Cruz Azul, en donde su etapa con la máquina sería buena pues anotaría varios goles y se consagraría como una pieza inamovible de la máquina celeste, al igual que como pieza fundamental de la Selección mexicana de fútbol.

Después de la Copa América 2007 se había hecho el rumor que el Valencia CF se había interesado en el entre otros equipos españoles.

Recientemente surgió otro rumor sobre el posible interés del club italiano AS Roma por contratarlo para la temporada 2008/2009, pero Torrado descartó cualquier acercamiento formal con la directiva del club romano.

El capitán concluyó en 2011 un sueño que comenzó en 1999, cuando ingresó a la Universidad Anáhuac del Sur al estudiar la licenciatura en administración en negocios. (DiarioDeChiapas.com)