Nueva York.- Harvey Weinstein llegó este viernes a una comisaría en Manhattan, Nueva York, para entregarse y responder a acusaciones en su contra en una investigación por abuso sexual.

El exproductor llegó acompañado por sus abogados, se bajó de una camioneta y entró al recinto ante las cámaras de los medios de comunicación.

Pese a que desde el pasado mes de octubre, cuando emergieron las primeras informaciones sobre el carácter “depredador” del hombre más poderoso de la industria cinematográfica, han sido incontables las actrices y antiguas empleadas que han acusado a Weinstein de haberlas sometido a un trato vejatorio y denigrante -materializado este en insultos y amenazas, acoso sexual, propuestas indecentes o, directamente, agresiones sexuales-, el proceso penal al que se enfrentará en los próximos días está limitado únicamente a tres presuntos delitos.

La fiscalía de Nueva York acusa a Harvey Weinstein de haber cometido dos violaciones, en primer y tercer grado, -la identidad de la supuesta víctima no ha trascendido aún- y de haber abusado sexualmente de la aspirante a actriz Lucia Evans, quien alega que el productor le obligó a mantener relaciones con él durante una supuesta prueba de casting en las oficinas de Miramax que habría tenido lugar en el año 2004. (Quien.com)