Tamaulipas.- El gobernador del estado Francisco Javier García Cabeza de Vaca calificó de “desafortunado” el actuar del director del Instituto Nacional de Migración (INM) ante la solicitud de enviar más elementos del organismo para atender a los más de 7 mil migrantes centroamericanos que podrían utilizar a Reynosa o Nuevo Laredo como puntos de acceso a los Estados Unidos.

“El secretario de gobierno del estado de Tamaulipas le hizo ver que era importante tener mayor número de estos elementos en el estado, la contestación del director nacional fue que a lo mejor era muy buen momento para pedirle al nuevo gobierno federal que los enviará”.

Por otro lado, las madres centroamericanas que buscan a sus familiares desaparecidos llegarán a Reynosa pero ellas no intentarán cruzar a McAllen, Texas, en Estados Unidos de América, informó el embajador de Honduras en México, Alden Rivera Montes.

Cabeza de Vaca hizo un llamado a las autoridades federales para no tomar a la ligera este asunto que pone en riesgo la estabilidad y atención de miles de familias de Honduras, El Salvador, Guatemala y otros países centroamericanos.

“Ya fuimos muy claros, muy contundentes con el gobierno federal hacerles ver que si esta situación se da, de alguna manera tienen que dispersar a los migrantes en toda la frontera norte de nuestro país y ellos deben asumir lo que les corresponde”. (Posta.com.mx)