Sebastián Marroquín habla a jóvenes de Nuevo Laredo de su vida al lado del narcotraficante más buscado: A los 14 años su cabeza valía cuatro mdd; aún así, logró distanciarse del mundo del crimen

z hijo pablo escobar

Nuevo Laredo, Tamaulipas.- Sin los millones de su padre, pero con una enseñanza de vida, Sebastián Marroquín, hijo del desaparecido narcotraficante colombiano Pablo Escobar, estuvo en Nuevo Laredo, Tamaulipas, para concientizar a los jóvenes para que eviten el camino de las drogas.
«Te enseña que las drogas y el narcotráfico no son un buen camino para seguir, que es mejor estudiar a seguir el ejemplo de algunas personas en el narcotráfico», dijo Gael Cuello, asistente.

En una conferencia, expuso a jóvenes y adultos los riesgos que representó el mundo de las drogas durante su niñez y adolescencia.

Narró la historia que vivió a lado del narcotraficante más buscado.

Atendió las dudas del público en una sesión de preguntas.

«Todo mundo estuvo interesado con la plática, más que nada porque lo estamos viviendo aquí en nuestra ciudad», comentó Marlene Saldívar, asistente.

Aún con la oportunidad de continuar el negocio familiar, el joven decidió distanciarse del mundo del crimen.

Se ha dedicado a la arquitectura y el diseño gráfico. Escribió su primer libro titulado Pablo Escobar: Mi padre.

El hijo del capo de mayor relevancia a nivel global afirma que para terminar la guerra contra el narcotráfico las drogas deben ser regularizadas.

«Es atender el problema de una manera diferente y no a través de la violencia, porque cada que se atiende a través de la violencia surgen personajes como mi padre, capaces de desafiar la democracia», subrayó.

Sebastián Marroquín nació en 1977 bajo el nombre de Juan Pablo Escobar.

Tenía 14 años cuando su cabeza valía ya 4 millones de dólares y los enemigos de su padre querían matarlo.

Ahora se llama Sebastián Marroquín y su único crimen es ser descendiente máximo del jefe del Cártel de Medellín. (http://noticieros.televisa.com/)