Ciudad de México.- Luego de nacer, sin vida, una bebé fue envuelta en unas sábanas y posteriormente tirada a la basura, en lo que parece ser un asunto de negligencia del personal del hospital Ajusto Medio en la Ciudad de México.

Familiares de la bebé indicaron que luego de una serie de maltratos durante la labor de parto de Ana Laura Martínez, de 29 años, a quien el personal médico del hospital atendió con cuatro horas de retraso, aunque tenía dolores de parto y se percataron que la pequeña “no tenía signos vitales”; tiraron a su bebé a la basura.

Lara Martínez, ingresó con dolores de parto al hospital y desde que llegó, se le indicó que la bebé no tenía sinos vitales, sin embargo, luego de la operación para extraer a la niña, los médicos del hospital no colocaron correctamente su cuerpo. Una hora más tarde, los familiares pidieron ver a la pequeña, y fue cuando se dieron cuenta que no estaba donde debería estar, por lo que emprendieron la búsqueda.

Fue hasta aproximadamente cinco horas después que un empleado de limpieza avisó que el cuerpo estaba en la basura.

El cuerpo presentaba golpes en todos lados ya que sobre ella se arrojaron todo tipo de desperdicios y residuos tóxicos como jeringas y otros productos.

La abuela de la menor Verónica Martínez, presentó una denuncia por la presunta negligencia del personal del hospital y acusan que el trato que recibió la madre de los médicos, fue lo que “desencadenó la muerte de la bebé”; además de que los corrieron del recinto sin entregarles en cuerpo.

“Queremos que se nos dé una explicación, que nos digan qué pasó, por qué mi nieta apareció en la basura. Sabíamos que el parto era de alto riesgo, pero si la hubieran atendido a tiempo la bebé estaría viva, y aunque muriera, merece un trato digno”, indicó la abuela.

“Yo la vi, estaba toda moreteada y molida. Un intendente me dice que los médicos no la colocaron en el lugar correcto, sólo la envolvieron en las sábanas, entonces otro pasó y como vio las sábanas todas ensangrentadas, las tiró a la basura”.

Por su parte, la Secretaría de Salud de la Ciudad de México, reconoció que un órbito (como se llama a los cuerpos sin vida de bebés que pierden la vida antes de nacer), terminó en la basura.

Explicó que personal de limpieza de la unidad médica, aparentemente sin percatarse de la presencia del cuerpo, lo depositó en el contenedor de basura.

Además indicó que se levantarán las actas correspondientes para que se realice la investigación y se deslinden responsabilidades. Además, informaron que cubrirán con los gastos del funeral. (Regeneración.mx)