Puerto Rico.- El huracán María azotó este jueves el norte de República Dominicana, causando inundaciones y cortes de luz a pesar de haberse degradado a categoría 3, luego de haber dejado a Puerto Rico asolado, incomunicado y sin energía eléctrica.

Oscilando entre las categorías 4 y 5, María ha dejado hasta ahora 32 muertos confirmados en su brutal paso por el Caribe: dos en Guadalupe, 15 en Dominica, 12 en Puerto Rico y tres en Haití. A Puerto Rico llegó la madrugada del miércoles soplando su furia con vientos de 250 Kilómetros por hora y dejó la isla sin electricidad, con las comunicaciones muy disminuidas, casas destrozadas, vías obstruidas por árboles y escombros e inundaciones severas.

El presidente Donald Trump declaró “Zona de Gran Desastre” a este territorio autónomo estadounidense, lo cual libera fondos ilimitados de ayuda federal para una isla que desde mayo está en bancarrota. Y el gobernador Ricardo Rosselló advirtió que “esto se puede poner peor”.

Según los pronósticos, el huracán se fortalecerá en las próximas horas mientras se aleja de la costa noreste del país con vientos de 185 kilómetros por hora. Según fuentes oficiales una persona desapareció tras intentar cruzar una cañada desbordada en el este del país.

Dominicanos refugiados

Más de 3,700 dominicanos se encuentran en refugios oficiales y más de 6,200 tuvieron que trasladarse a casa de familiares y amigos, debido al huracán, cuyos efectos han afectado 1,255 viviendas, según informa el Centro de Operaciones de Emergencias (COE). Al menos 15 localidades están incomunicadas.

El centro de María se ubicó a las 11:00 de la mañana a unos 90 kilómetros al noreste de la turística provincia de Samaná, noreste del país, donde hay condiciones de huracán, con fuertes vientos y lluvias y oleaje anormal, dijo Carla Morales, del departamento de pronóstico de la Oficina Nacional de Meteorología (Onamet).

Otras de las provincias que ha recibido una considerable cantidad de lluvias son María Trinidad Sánchez (noreste) y Espaillat (norte). Prácticamente todo el país está bajo los efectos del ciclón, excepto la zona suroeste, agregó Morales. En la turística Punta Cana (este), se pudo constatar desperfectos en algunas estaciones de combustible de la Autovía del Este, que ni siquiera disponen de luz, y no prestarán servicio.

Las zonas más pobres, a unos pocos kilómetros de los focos turísticos, como algunos barrios de Friusa, presentan daños más graves, principalmente las viviendas hechas con materiales poco consistentes, y desde primeras hora de la mañana sus moradores comenzaban a reparar los tejados, mientras prosiguen las rachas de lluvia y viento intermitentes.

El Gobierno suspendió la jornada laboral este jueves tanto en el sector público como en el privado, así como la docencia, mientras que el COE aumentó a 21 las provincias en alerta roja (máxima), colocó 5 en amarilla (intermedia) y 6 en verde (mínima).

María se mueve a 15 kilómetros por hora en dirección noroeste, lo que le aleja paulatinamente de isla La Española y lo encamina hacia el archipiélago de Turcas y Caicos y posteriormente al este de Bahamas, informó el Centro Nacional de Huracanes (NHC) de EE.UU. En su boletín de las 08:00 de la mañana (hora local), los meteorólogos del NHC pronostican que María registrará un “cierto fortalecimiento” durante las próximas horas.

Este huracán se encontraba a esa hora a unos 150 kilómetros al norte de la turística ciudad dominicana de Punta Cana, y a unos 305 kilómetros al sureste de la Isla Gran Turco.

Puerto Rico zona de desastre

El presidente estadounidense, Donald Trump, declaró este jueves Puerto Rico como zona de “gran desastre”, liberando fondos federales para atender la devastación que dejó la víspera el huracán María en una isla que ya estaba en bancarrota. María entró el miércoles al sur de Puerto Rico como un huracán categoría 4 y dejó un muerto en Bayamón (noreste), gran devastación en sus infraestructuras y la energía colapsada en su totalidad.

“El presidente Donald Trump declaró que existe un gran desastre en el territorio autónomo de Puerto Rico y ordenó asistencia federal para complementar los esfuerzos de recuperación locales del territorio en las áreas afectadas por el huracán María”, indicó la Casa Blanca en un comunicado.

Horas después el mandatario aseguró que visitará la isla, que ha quedado “absolutamente arrasado” por el huracán María, y elogió la capacidad de recuperación de los estados de Texas y Florida tras el paso de las tormentas Harvey e Irma.

“Puerto Rico está absolutamente arrasado. A Puerto Rico lo han golpeado vientos (de una fuerza) que dicen que nunca habían visto antes”, afirmó Trump en declaraciones a la prensa antes de reunirse con el presidente ucraniano, Petró Poroshenko. (LaPrensa.com.ni)