Minessota.- El sábado pasado, un hombre joven entró a un centro comercial de Minnesota, armado con un cuchillo, y tras preguntar a las personas con las que se topaba si eran musulmanas o no, las atacaba. En total, fueron ocho los heridos hasta que la Policía fue alertada y abatió al atacante. Ninguna de las víctimas resultó herida de gravedad.

Hoy, el atacante fue identificado por el diario local St. Cloud Times como Dahir Adan, un estadounidense de origen somalí de 22 años que estudiaba en la universidad local y trabajaba como guardia de seguridad.

Horas después, el ataque fue reivindicado por el grupo jihadista radical Estado Islámico (EI), que aseguró a través de Amaq, uno de sus órganos de propaganda, que el autor “era un soldado de EI, que respondió a los llamados para tomar como blancos a los ciudadanos de los países miembros de la coalición de los cruzados”.

Sin embargo, las autoridades se mostraban muy prudentes sobre las motivaciones de los ataques, y evitaban en general hablar de “terrorismo”. “Investigamos estos hechos como un potencial acto de terrorismo. Pero remarco que es potencial. Aún hay muchas cosas que no sabemos”, dijo ayer el agente del FBI encargado de la investigación en Minnesota, Rick Thornton.

El agresor entró al centro comercial vestido con el uniforme de una empresa de seguridad privada y tras acuchillar a ocho personas, fue acribillado por un policía de otro distrito que se encontraba allí de civil.

Quince años después de los atentados del 11 de setiembre del 2001, las autoridades subrayan que Estados Unidos es mucho más seguro para enfrentar planes terroristas originados en el extranjero, aunque es vulnerable a ataques de “lobos solitarios” inspirados por la propaganda del EI o de Al Qaeda. (http://www.lanacion.com.ar/)