Irak.- Un niño que supuestamente iba a cometer un ataque suicida ha sido detenido en la ciudad del Kurdistan iraquí de Kirkuk antes de que pudiera detonar su cinturón de explosivos, dijo el lunes la policía iraquí.

Imágenes de la televisión local muestran a un grupo de agentes de policía que detiene al muchacho, mientras dos hombres cortan el cinturón de explosivos. Una vez se lo han quitado, el niño, que llevaba una camiseta del Barça con el dorsal de Messi, es trasladado a un vehículo policial.

El muchacho, de entre 12 y 13 años, fue detenido el domingo por la noche, menos de una hora después de que se produjera un ataque suicida contra una mezquita chií en la ciudad. En el ataque contra la mezquita, sólo el atacante murió y dos personas resultaron heridas.

“El chico afirmó durante el interrogatorio que había sido secuestrado por hombres enmascarados que pusieron los explosivos encima”, ha informado un agente de la inteligencia kurda. El niño venía de la ciudad iraquí de Mosul, la segunda ciudad más grande del país, en manos del Estado Islámico desde junio de 2014.

“Nadie duda de que el responsable de estos atentados es el Estado Islámico, que en los últimos meses ha incrementado el uso de menores como suicidas, a medida que se profundiza la pérdida de su territorio en Irak y Siria. En la madrugada del sábado, uno de estos niños se hizo estallar en una boda kurda en Gaziantep, al sur de Turquía, matando a 51 personas e hiriendo a otro centenar.” (Zócalo.com.mx)