Indonesias.- Las autoridades de Indonesia comenzaron la recuperación de los cuerpos de los 189 pasajeros del vuelo JT-610 de Lion Air, que cayó al mar minutos después de despegar en un vuelo local de Yakarta a Pangkal Pinang, en la isla de Bangka.

El avión se hundió a unos 35 metros de profundidad, informó un portavoz de la agencia de desastres del país, que publicó en Twitter un video de los escombros.

Los grupos de rescate laboran a 15 kilómetros de la costa y afirmaron que no esperan encontrar sobrevivientes.

En las redes sociales subieron fotos del lugar del accidente donde se ve flotar en el mar bolsas, ropa, teléfonos celulares, tarjetas de identificación y licencias de conducir.

Docenas de buzos de la agencia nacional de búsqueda y rescate y del ejército laboran en la zona para recuperar los cuerpos de las víctimas.

El director ejecutivo de Lion Air, Edward Sirait, reconoció que “la aeronave previamente voló de Denpasar a Yakarta y hubo un informe de un problema técnico, que se resolvió de acuerdo con el procedimiento aeronáutico”.

La agencia nacional de búsqueda dijo que había determinado la ubicación de la caja negra, pero aún no había logrado recuperarla, para conocer con certeza la causa de la tragedia.

En el aeropuerto de Yakarta, los familiares de las víctimas llegaron al centro de crisis, para pedir informes sobre el accidente. Los agentes forenses les informaron que pueden ayudarles con el proceso para la identificación de sus parientes, si proporcionan registros médicos y dentales.

En un discurso televisado, el presidente de Indonesia, Joko Widodo, expresó sus condolencias a las familias de las víctimas del accidente aéreo. Aseguró que su gobierno está centrado en la operación de búsqueda y rescate.

Este accidente se considera ya el segundo en importancia de la aviación de Indonesia, un mercado aeronáutico en auge, tras el registrado en 1997, de un Airbus 300 que se estrelló en la norteña ciudad de Medan, con un saldo mortal de 214 personas. (ElFinanciero.com.mx)