Tamaulipas.- Ayer comenzó el juicio en contra de Jorge Fernández, quien es acusado del asesinato de su esposa, la española Pilar Garrido. De acuerdo con la versión de Jorge, Pilar fue raptada por dos hombres armados el 2 de julio del año pasado, luego de regresar de la Playa La Pesca.

Sin embargo, la Procuraduría del estado insiste en que él es el asesino, por lo que pidió hoy al juez que el asesinato sea catalogado como feminicidio y Jorge tenga una pena máxima de entre 40 y 50 años de prisión.

Durante el primer día del juicio, la defensa de Jorge cuestionó las declaraciones de cuatro testigos que presentó la Procuraduría, pues todos desconocían cómo, cuándo y dónde murió Pilar.

Uno de los testigos fue el inspector de la Policía Federal, Francisco Javier Iglesias, quien fue uno de los primeros que encontró los restos de Pilar.

El policía aclaró que no era perito, pero aseguró que no vio ninguna fractura en los huesos que encontró. Detalló que el cuerpo fue encontrado en un avanzado estado de descomposición debido a la fauna del lugar.

También dijo que en el lugar se encontraron restos quemados, los cuales atribuyó a «métodos que se sabe que usa la delincuencia organizada».

Después del juicio, el abogado de Jorge Fernández confió en que las pruebas que tiene la Procuraduría de Tamaulipas no sean suficientes para lograr condenar a Jorge Fernández.

El juicio contra Jorge Fernández continuará. Será hasta que la Procuraduría del Estado y la defensa de Jorge presenten unas 70 pruebas, cuando el juez decida si el esposo de Pilar Garrido es inocente o no. (Excélsior.com.mx)