Tamaulipas.- Dos grupos empresariales presentaron ofertas por el gasoducto submarino Texas-Tuxpan, en relación con la convocatoria emitida por la Comisión Federal de Electricidad (CFE), para participar en la licitación para la contratación de la prestación del servicio de transporte de gas natural por gasoducto marino en el tramo sur texano hasta el centro veracruzano.

“Con una inversión estimada en tres mil 100 millones de dólares, el ganador de la licitación se anunciará en junio para iniciar su construcción inmediatamente, proceso que durará 30 meses para entrar en operaciones en junio de 2018”, detalló en la entrevista José María Leal Gutiérrez, titular de la Agencia Estatal de Energía.

El proyecto comprende la ingeniería, la procura, la adquisición de derechos inmobiliarios, los permisos y autorizaciones gubernamentales, el financiamiento, la construcción, la operación y el mantenimiento de un gasoducto con capacidad de dos mil 600 millones de pies cúbicos diarios (MMPCD). El gasoducto tendrá una longitud aproximada de 800 kilómetros (km) y 42 pulgadas de diámetro.

El gasoducto marino sur de Texas – Tuxpan transportará gas natural por una ruta submarina en el Golfo de México y tendrá una estación de comprensión que se ubicará en el Puerto de Altamira. Este proyecto contribuirá para satisfacer los requerimientos de gas natural en las centrales de generación de la CFE ubicadas en Tamaulipas y Veracruz, así como en las regiones oriente, centro y occidente de México”, en entrevista sostuvo José María Leal Gutiérrez, titular de la Agencia Estatal de Energía.

Los dos grupos que participan de la licitación son Ducto Mar Gas e Infraestructura Marina del Golfo (IMG) y la mexicana IEnova en emprendimiento conjunto con TransCanada, buscan desarrollar desde el sur de Texas al puerto mexicano de Tuxpan, conectará los sistemas Nueces-Brownsville y Tuxpan-Tula -ambos en etapa anterior a la construcción – y llevarán gas natural a las centrales de ciclo combinado de CFE en los estados de Tamaulipas y Veracruz.

La línea forma parte del plan mexicano para ampliar las redes de gasoductos e incrementar la importación del combustible desde Estados Unidos. En ese sentido, México pretende duplicar la extensión de su red de ductos de gas natural existente en 2016 hasta 2018 con la incorporación de 10 mil kilómetros, teniendo un costo aproximado de 16 mil millones de dólares, según la Secretaría de Energía (SENER). (LaCapital.com.mx)