Ciudad de México.- Rodrigo Sandoval, abogado del ex gobernador de Veracruz Javier Duarte de Ochoa, informó que su cliente “sí va a aceptar su extradición”, lo que agilizará el proceso para que sea enviado a México.

Entrevistado afuera de la prisión Matamoros, de esta capital donde se encuentra detenido, Sandoval destacó: “Tuve la oportunidad de platicar con el señor Duarte y dice que está esperando su extradición y a sus abogados de México. Entiendo que sí va a aceptar su extradición”.

Capturado el sábado pasado en el suroccidente de Guatemala, comienza afrontar hoy una primera etapa formal de 60 días que determinará si se allana o no a su proceso de extradición a México, por los presuntos delitos de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

Tras su arresto el sábado anterior, —aproximadamente a las 21:00 horas del centro de México, en el Hotel La Riviera de Atitlán, en el municipio de Panajachel—, luego de completar seis meses en una fuga que inició el 14 de octubre de 2016, es probable que Duarte comparezca hoy en la mañana ante el Tribunal Quinto de Sentencia Penal de Narcoactividad y delitos contra el Ambiente, en la capital guatemalteca.

El ex gobernador fue trasladado la noche del sábado desde Panajachel, a 140 kilómetros al suroccidente de esta ciudad, a Matamoros, una cárcel en un cuartel militar de esta capital a la que llegó ayer cerca de las 02:30 horas.

Aunque fueron cumplidos cinco de los 11 pasos que, de acuerdo con el tratado de extradición vigente entre México y Guatemala, deben seguirse para lograr la repatriación de Duarte, las próximas horas serán determinantes para definir la velocidad del trámite.

El primer paso ocurrió la mañana del sábado pasado, cuando el gobierno de México solicitó a la Cancillería guatemalteca la detención provisional de Duarte con fines de extradición.

La Cancillería envió la petición al Ministerio Público (Fiscalía General) de este país, que la entregó a la Policía Nacional Civil (PNC) y al Juzgado de Primera Instancia de Turno del departamento de Guatemala.

El cuarto requisito fue cumplido por la PNC y la fiscalía con el arresto, y el quinto con la presentación de Duarte al juzgado, que ordenó remitirle a Matamoros. Se prevé que la Corte Suprema de Justicia de Guatemala pida hoy a la Cancillería que informe oficialmente a México de la detención, con lo que se abre el periodo de 60 días para que el gobierno mexicano haga la solicitud formal de extradición.

Después habrá una fase de entrega de la petición de México a la Cancillería para remitirla a la fiscalía y empiece el análisis para determinar si se autoriza, con lo que seguiría una etapa de notificación y otra de la extradición.

“Si se allana puede reducirse el tiempo” de las gestiones para lograr la extradición, indicó ayer Alberto Elías Beltrán, subprocurador jurídico y de Asuntos Internacionales de la Procuraduría General de la República (PGR), en una conferencia de prensa en la embajada de México en Guatemala.

“Si no se allana todo seguirá el proceso”, agregó, pero no definió un plazo preciso sobre lo que podrían prolongarse las gestiones, al aludir a la posibilidad de que Javier Duarte de Ochoa interponga acciones judiciales que obstaculicen la gestión o, por el contrario, se abstenga de hacerlo.

El ex gobernador tiene derecho a escoger su defensa y a elegir la ruta que adoptará para enfrentar la solicitud de extradición de México, aclaró.

Por su parte, el diplomático mexicano Luis Ángel Domínguez, encargado de negocios interino de la embajada, afirmó que cuando Duarte la solicite, recibirá la respectiva “visita consular” a la que tiene derecho.

Sin que mediara violencia y en un operativo conjunto de la Procuraduría General de la República (PGR) con la Interpol, así como con la Fiscalía General y la Policía Nacional Civil de Guatemala, Duarte fue capturado cuando el ex gobernador estaba en una habitación con su esposa, Karime Macías.

Un oficial mexicano se comunicó a la habitación y el ex gobernador se identificó como Alejandro, pero de inmediato se le notificó que se entregara porque estaba plenamente identificado.

El mexicano Omar García Harfuch, jefe de la Agencia Criminal (AIC) de la PGR, explicó en rueda de prensa que, según los datos recabados al confirmarse la presencia de Duarte en el hotel durante al menos dos días, el ex mandatario nunca acostumbró a salir de su habitación.
Así pasó

Pálido y visiblemente cansado Javier Duarte, el ex gobernador de Veracruz, México, quien había huido de la justicia de su país, llegó a la capital guatemalteca la madrugada del domingo, tras ser detenido la noche del sábado a unos 140 kilómetros de la capital.

Duarte fue capturado al oeste de la capital guatemalteca, tras una orden de aprehensión solicitada por la fiscalía del país centroamericano a petición de la Procuraduría General de la República de México, que le acusa de los delitos de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita.

Tras su detención y de que un juez le hiciera saber el motivo de su captura, Duarte fue trasladado a la capital y recluido en la prisión de Matamoros, ubicada dentro de un cuartel militar.

El ex gobernador de Veracruz de 43 años, llegó a la capital custodiado por lo menos dos docenas de policías guatemaltecos y a su ingreso a prisión dijo “No tengo comentarios, gracias” a preguntas de The Associated Press.

El ex gobernador es prófugo de la justicia mexicana desde hace seis meses. La Procuraduría General de la República en un comunicado dijo el sábado que ya trabaja en la solicitud de extradición.

Duarte gobernó Veracruz desde 2010 hasta el 12 de octubre de 2016, cuando dejó su cargo a menos de dos meses de concluir su mandato alegando que así podría atender las acusaciones de corrupción en su contra, pero poco después desapareció.

Durante tres días las autoridades guatemaltecas y mexicanas siguieron de cerca la pista a Duarte, que fue arrestado en torno a las 8 de la noche del sábado en un hotel donde estaba en compañía de su esposa, dijo Manuel Noriega, subjefe de Interpol en Guatemala. El ex dirigente había recibido una llamada de la fiscalía mexicana que decía que estaba localizado y que saliera de la habitación a una zona común para ser detenido por la policía, agregó.

El hecho fue comunicado por la dependencia en su cuenta de Twitter; el exgobernador de Veracruz fue aprendido en Guatemala.

Duarte salió de forma voluntaria, no iba armado y no se le incautó nada, apuntó el funcionario.

El veracruzano es el segundo ex gobernador del Partido Revolucionario Institucional (PRI) del presidente Enrique Peña Nieto en ser detenido en menos de una semana.

El caso de Duarte ha sido uno de los más sensibles para la opinión pública por el alto nivel de violencia que se vivió en Veracruz durante su gobierno, con miles de muertos, desaparecidos y decenas de fosas clandestinas, además de por la impunidad y la corrupción que reinó en la región.

Desde la emisión de una orden de captura en su contra, las autoridades mexicanas localizaron millones de dólares vinculados a Duarte, congelaron un centenar de cuentas bancarias y revisaron propiedades y negocios vinculados con el veracruzano, quien se había jactado de no haber robado ni un peso de los fondos públicos. Al parecer, el exdirigente habría utilizado prestanombres y empresas fantasma para transferir recursos públicos para adquirir bienes inmuebles tanto en México como en el extranjero, señalaron las autoridades.

“No tengo cuentas en el extranjero”, dijo antes de huir. “No tengo propiedades”.

A finales de octubre el PRI expulsó a Duarte y en noviembre la fiscalía federal ofreció una recompensa de 15 millones de pesos (730.000 dólares) por información que llevara a su captura.

En un comunicado el sábado por la noche, el Partido Revolucionario Institucional pidió que “se sancione ejemplarmente” a Duarte “así como a quienes se compruebe que hayan formado parte de su red delictiva”.
Su esposa

Karime Macías se encontraba en Guatemala con su esposo, el exgobernador de Veracruz, Javier Duarte, quien fue detenido ayer sábado. Ella, sin embargo, no fue detenida ni se encontraba con él durante su detención, informaron fuentes allegadas a la detención a EL UNIVERSAL.

No se ha hecho público aún cuál es ahora su paradero, y si dará seguimiento de cerca al proceso de su esposo, quien previsiblemente será extraditado a México.

Desde hace tres días, las autoridades guatemaltecas y mexicanas seguían de cerca la pista a Duarte, que fue arrestado en torno a las 20:00 horas en un hotel de Panajachel donde estaba en compañía de su esposa, indicó a la AP Manuel Noriega, subjefe de Interpol en Guatemala.

El ex dirigente había recibido una llamada de la fiscalía mexicana que decía que estaba localizado y que saliera de la habitación para ser detenido por la policía, agregó.

Duarte salió de forma voluntaria, no iba armado y no se le incautó nada, apuntó el funcionario.
La esposa de Duarte, Karime Macías Tubilla, no fue detenida ya que no había ninguna petición en su contra, informó Noriega.

El exmandatario estatal fue arrestado en el municipio guatemalteco de Panajachel, una localidad turística a unos 140 kilómetros al oeste de la capital, informó la Procuraduría General de la República en un comunicado. México ya trabaja en la solicitud de extradición por los delitos de delincuencia organizada y operaciones con recursos de procedencia ilícita, agregó.

Tras presentarse ante un juez de paz, Duarte fue trasladado en un coche patrulla escoltado por policías hasta el Centro de Privación de Libertad Matamoros, una prisión ubicada dentro de un destacamento militar en la capital guatemalteca, mientras espera a comparecer ante el juez que giró su orden de aprehensión con efecto de extradición.

En una breve conversación telefónica con The Associated Press, Duarte dijo “no tengo comentarios, nada”, sobre su detención o su estado de salud.

Las autoridades guatemaltecas lo presentaron ante un juez quien le informó sobre los cargos en su contra y decidió su traslado.

Detención

Javier Duarte, exgobernador de Veracruz, fue detenido, informó esta noche la PGR. En su cuenta de Twitter, la dependencia informó del hecho.

El ex gobernador de Veracruz llevaba desaparecido desde el 12 de octubre del año pasado, cuando solicitó licencia a su puesto para enfrentar cargos de delincuencia organizada, lavado de dinero y defraudación fiscal

El pasado 18 de octubre un juez federal otorgó a la Procuraduría General de la República (PGR) la orden de aprehensión solicitada en contra el ex gobernador de Veracruz Javier Duarte por su probable responsabilidad en los delitos de delincuencia organizada, lavado de dinero y defraudación fiscal.

Desde entonces el Gabinete de Seguridad buscaba al mandatario. Duarte también es buscado por la Interpol en 190 países que forman la organización. (Debate.com.mx)