El líder católico continuará su tradición de atender a los marginados y se reunirá con reclusos que, en su mayoría, fueron condenados por pertenecer a la mafia

El papa Francisco lavará este Jueves Santo los pies a 12 reclusos, detenidos de la prisión de Paliano, en la provincia de Frosinone, a unos 60 kilómetros de Roma, y entre ellos se encuentra un argentino.

La oficina de prensa del Vaticano comunicó el carácter privado y sin cámaras de la visita que realizará el pontífice a la cárcel, donde celebrará la misa de la Coena Domini (La Cena del Señor) del Jueves Santo y el tradicional lavado de los pies, imitando el gesto de Jesús en la Ultima Cena con sus apóstoles, según la tradición católica.

La cárcel alberga unos cincuenta detenidos por pertenecer a la mafia que cumplen largas condenas, reducidas por colaborar con la Justicia italiana. Francisco ha pedido en numerosas ocasiones a los jefes de la mafia italiana que cambien sus vidas y considera un deber de la iglesia dar alivio y cercanía a los presos.

Entre los 12 detenidos de esta cárcel de la región del Lacio, habrá tres mujeres, un musulmán que se convertirá al catolicismo el próximo junio al recibir el bautismo, un argentino, un albanés, y el resto serán italianos.

Entre ellos, hay dos reclusos condenados a cadena perpetua y el resto tienen penas que cumplirán entre 2019 y 2073, según los datos comunicados por la oficina de prensa.

Desde que fue elegido en 2013, Francisco decidió continuar la tradición que mantenía cuando era arzobispo de Buenos Aires y, en el primer año de su pontificado, lavó los pies de 12 menores recluidos en una cárcel romana.

El año siguiente lo hizo a 12 discapacitados de distinta edad, nacionalidad y religión de un centro de ayuda, después repitió el rito en la cárcel romana de Rebbibia, y el año pasado lavó los pies de refugiados del centro de acogida de Castel Novo di Porto, en la provincia de Roma.

“Cuando voy a visitar a los detenidos, sé que muchos piensan que son gente culpable. Pero todos somos pecadores. Quien no tenga culpa que arroje la primera piedra”, dijo. “Todos tienen derecho a equivocarse. Todos hemos hecho el mal en una forma u otra”, advirtió Francisco.

La cárcel de Paliano se encuentra en la provincia di Frosinone, en la región del Lacio, y a unos 60 kilómetros de Roma, y está previsto que el papa llegue allí a las 16 horas (14 GMT). (Infobae.com)