Matamoros, Tamaulipas.- Este 27 de septiembre, justo a cuatro años de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa, un juez federal con sede en Matamoros, Tamaulipas, exoneró a ochos integrantes del grupo criminal Guerreros Unidos, relacionados con este caso.

Los ocho integrantes del grupo criminal Guerrero Unidos, señalados por la Procuraduría General de la República (PGR) de ser implicados directos en la desaparición y ejecución de los 43 estudiantes de Ayotzinapa, consiguieron ser exonerados del delito de delincuencia organizada gracias a que un juez federal invalidó los testimonios, debido a que fueron obtenidos bajo tortura por parte de la autoridad.

Entre los beneficiados se encuentra Gildardo López Astudillo, alias “El Cabo Gil”, segundo al mando de Guerreros Unidos, y Patricio Reyes Landa, alias “El Pato”, a quien algunos de sus cómplices señalan como el principal ejecutor de los estudiantes entre la noche del 26 y la madrugada del 27 de septiembre de 2014.

También se encuentra en la lista Felipe Rodríguez Salgado, alias “El Cepillo”, a quien se considera lugarteniente de Guerreros Unidos y quien confesó que él y cuatro cómplices mataron a balazos “a unos 15” normalistas de Ayotzinapa.

Su liberación se debió a dos cosas. Primero a una mala investigación de la PGR y segundo, que acudió a métodos ilegales de investigación que es la detención arbitraria y la tortura, esta es una muestra tangible más de cómo por la vía judicial se está desmoronando la teoría oficial del caso”, señaló Mario Patrón, director del Centro Prodh.

La lista se complementa son Salvador Reza Jacobo, alias “El Wereke”, Jonathan Osorio Cortez, alias “El Jona”, Darío Morales Sánchez, alias “El Comisario”, Miguel Ángel Landa Bahena, alias “El Duvalín” y Agustín García Reyes, alias “El Chereje”.

De este último, el Grupo Interdisciplinario de Expertos Independientes, convocado por la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), denunció que había sido conducido a diligencias en lugares clave de la investigación, por parte del entonces director de la Agencia de Investigación Criminal, Tomás Zerón, sin que constatara en la averiguación previa.

La resolución les otorga la libertad solo por el delito de delincuencia organizada, sin embargo, no saldrán de prisión debido a que tienen pendiente el proceso penal por el delito de secuestro. (Noticieros.televisa.com)