Un tribunal español anunció este miércoles haber determinado que Julio Iglesias es el padre biológico de un español de 43 años cuya madre afirma haber tenido una relación con el cantante mundialmente conocido en la década de 1970.

El juez ha estimado la demanda interpuesta por un valenciano de 43 años, J.S.S., y ha declarado que es hijo biológico del cantante Julio Iglesias», indicó en un comunicado el tribunal de Valencia.

Esta decisión es una victoria para Javier Sánchez Santos, nacido en abril de 1976, cuya primera demanda de paternidad fue desestimada en 1999 por el Tribunal Supremo español.

El abogado de Iglesias, Fernando Falomir, indicó que recurrirán el fallo, razonando que es un tema «ya resuelto» anteriormente por la justicia.

El tribunal de Valencia declaró que el padre de Sánchez Santos no es quien «figura como tal en la inscripción de nacimiento», sino «el demandado (Julio Iglesias), con todos los pronunciamientos legales inherentes a ello».

En el juicio a puerta cerrada en dicho tribunal, su madre, la exbailarina portuguesa Maria Edite, aseguró haber tenido una relación de una semana con el cantante en julio de 1975 en Cataluña, nueve meses antes de que naciera su hijo, según el abogado de la familia, Fernando Osuna.

Considerado el artista en lengua española con más discos vendidos en todo el mundo, unos 300 millones según el libro Guinness de los récords, Julio Iglesias se negó a someterse a un test de ADN y no se presentó ante el juzgado.

«Evidentísimo parecido físico»

El representante de Javier Sánchez siempre dijo que un nuevo juicio estaba justificado a la luz de una prueba de ADN recogida por un detective en Estados Unidos.

Según su relato, este detective consiguió acercarse en Miami al hijo del cantante, Julio Iglesias Jr, que «estaba haciendo surf en una playa» y recoger «una botella de agua, servilletas de papel, chicles» de las que tomaron muestras de ADN.

Según él, el resultado de la prueba genética demostraba que eran hermanos. De todas maneras, el tribunal excluyó esta prueba de su análisis, estimando que no tenía «valor jurídico».

Pero en definitiva dio la razón a Sánchez al evocar indicios «suficientes» para demostrar la paternidad.

Entre esas evidencias, la sentencia incluye los detalles aportados por la madre, que «hacen que no sea inverosímil ni descabellada la posibilidad de haber existido relaciones sexuales entre» la mujer e Iglesias.

Maria Edite ofreció «datos muy concretos sobre la pertenencia, ubicación y distribución interior del chalet» de Iglesias, indicó el fallo.

El juez también tomó en cuenta el «evidentísimo parecido físico» entre el cantante y el demandante así como la negativa del artista a realizarse una prueba de ADN. (UnoTV.com)