Ciudad de México.- La segunda victoria del equipo femenil de Cruz Azul fue una muestra más de que el arbitraje mexicano atraviesa por una crisis importante y es que el silbante del encuentro entre Cementeras y Veracruz, Áxel Meza Méndez, se equivocó al dar por válido un gol de La Máquina que debió haber sido anulado por fuera de lugar.

El nazareno intentó enmendar su falla pidiéndole a las jugadoras celestes que se dejaran anotar un tanto, así lo manifestó la defensa del equipo, Reyna Velázquez.

“Al momento de reanudar el juego en el centro del campo fue cuando nos dijo que nos dejaramos meter gol y nosotras dijimos que no les vamos a regalar nada a las chicas (de Veracruz), fue su equivocación. El árbitro se equivocó y para enmendar su error nos pidió eso”, comentó la futbolista del cuadro de La Noria.

“En el momento yo no reaccioné hasta que empezaron a reclamar las chicas (rivales) y el árbitro nos comenzó a decir que nos dejaramos meter un gol y nosotros nos cuestionamos, si a nosotras no nos regalan nada y ya después nos dimos cuenta que había sido un error del árbitro, pero él pudo haber anulado el gol”, agregó Reyna Velázquez. (Récord.com.mx)