Estados Unidos.- Cada vez más gente con poder se ha unido a la causa de Black Lives Matter (Las vidas Negras importan). Ahora Kanye West se ha agregado al movimiento, no solamente por el reciente asesinato de George Floyd a manos de un oficial, sino también por más otras causas.

De acuerdo a la revista Variety el famoso rapero donó USD 2 millones para organizaciones benéficas en apoyo a Floyd además de Breonna Taylor, quien fue asesinada por policías en su hogar y Ahmaud Arbery, quien fue asesinado a balazos por un padre e hijo mientras se ejercitaba.

“Típicamente, los costos se deducirían de cualquier recuperación que la familia pueda recibir al concluir el caso. Kanye quería asegurarse de que la familia no tuviera que soportar la mayor parte de esos costos”, dijo Lonita Baker, una de las abogadas representado a la familia de Taylor.

Además de estas donaciones West creó un fondo universitario para Gianna Floyd, la hija de seis años de edad de Floyd. Aunado a esto, el músico se comprometió a cubrir los costos legales de las familias de Taylor y Arbery; y en su ciudad natal de Chicago, en Illinois, también ayudará a las empresas de propiedad afroamericana con contribuciones financieras.

Las noticias de las donaciones llegaron después de que la gente se preguntara por las acciones del intérprete de “Stronger”, pues no ha declarado nada acerca de la brutalidad policial en contra de la comunidad afroamericana. Hasta hace algunos años el rapero había sido muy vocal acerca de la violencia que su comunidad sufría y la poca atención que había recibido en administraciones pasadas, especialmente en la de George W. Bush.

Sin embargo, este jueves el rapero salió a las calles de Chicago y se unió a las marchas en nombre de Floyd. De acuerdo con el portal de USA Today, el también productor se contactó con la organización de Good Kids Mad City para decirles que se quería unir a una protesta.

Pero el caos se disparó cuando el rapero descendió de su camioneta usando una mascarilla facial y una sudadera. Los organizadores se molestaron con el desorden y explicaron al público que la marcha era una protesta liderada por jóvenes y que no quería que se tratara de un famoso. West decidió marchar por un rato, pero se fue del lugar después de una corta caminata.

Mientras tanto el lunes pasado, Kim Kardashian West declaró que esta vez no callaría con respecto a otro caso más de brutalidad policiaca.

“Durante años, con cada horrible asesinato de un inocente hombre, mujer o niño negro, siempre he tratado de encontrar las palabras correctas para expresar mis condolencias e indignación, pero el privilegio que me brinda el color de mi piel a menudo me ha hecho sentir que esta no es una pelea que realmente puedo enfrentar por mi cuenta”, dijo en una imagen que compartió en su cuenta de Instagram.

La estrella de reality explicó que está furiosa por la situación, y aunque no sabrá lo que es vivir bajo el yugo del racismo, sí puede ayudar a amplificar las voces de aquellos que han sufrido gracias al sistema.

“Hoy no, ya no. Como muchos de ustedes, estoy enojada. Estoy más que enojada. Estoy enfurecida y asqueada. Estoy agotada por la angustia que siento al ver a madres, padres, hermanas, hermanos y niños que sufren porque su ser querido fue asesinado o encerrado injustamente por ser negro. Aunque nunca sabré el dolor y el sufrimiento que han sufrido, o lo que se siente tratar de sobrevivir en un mundo plagado de racismo sistémico, sé que puedo usar mi propia voz para ayudar a amplificar esas voces”, aseveró. (Infobae.com)