Ciudad de México.- Kate del Castillo rompió el silencio y concedió su primera entrevista desde la recaptura del líder del Cártel de Sinaloa, Joaquín “El Chapo” Guzmán Loera, misma que está disponible desde este viernes en el portal del semanario The New Yorker; en ella, da su versión de los hechos y narra cómo se involucró con el narcotraficante.

La actriz cuenta que recibió un correo electrónico de parte de gente cercana a “El Chapo” Guzmán en el verano del 2014, dos años después de los famosos tuits en donde dijo creer más en el narcotraficante “que en los gobiernos que me esconden verdades aunque sean dolorosas, quienes esconden la cura para el cáncer, el sida, etc. para su propio beneficio y riqueza”. En aquella ocasión, también escribió: “Señor Chapo, ¿No estaría padre que empezara a traficar con el bien?”.

El proyecto

La gente de “El Chapo” habría conseguido el teléfono de su padre, el también actor Erick del Castillo, y contactaron a su madre presentándose como productores cinematográficos que querían a Kate para un proyecto. Al principio, ella habría contestado con poco interés, pero luego alguien se presentó como “licenciado del señor Joaquín Guzmán Loera”, y explicó que el capo de la droga, arrestado meses atrás, estaba interesado en una película biográfica y que estaba dispuesto a cederle los derechos para ello debido a “su valentía”, a “su franqueza” y porque el narcotraficante la admiraba debido a su trabajo en “La Reina del Sur”.

También, siempre de acuerdo con la versión de del Castillo-Negrete Trillo, el abogado que la contactó le hizo saber que “El Chapo” pensó en mandarle flores días después de lo publicado en Twitter en 2012, pero no pudieron conseguir alguna dirección.

Años después, en 2015, Kate del Castillo tuvo la idea de hacer una serie de entrevistas para desarrollar el guión de la película. “Aún estaba decidiéndome entre un documental y una película actuada”, aunque “El Chapo” quería una película de gran presupuesto, protagonizada por del Castillo, si bien no se sabe exactamente qué papel interpretaría.

La entrevista del medio estadounidense también consigna una carta de puño y letra enviada a la actriz en 2014, donde Guzmán Loera le explica que tiene toda la libertad para hacer la película y alaba su calidad actoral. Finalmente, en enero de 2015, el capo de la droga firma de manera oficial un documento donde transfiere los derechos a la actriz.

Sean Penn

Fue después de la fuga de “El Chapo” de julio de 2015 cuando Kate del Castillo conoció al actor estadounidense Sean Penn, a través de un amigo en común, el productor argentino Fernando Sulichin. Los productores y la actriz pensaban que si una figura de Hollywood se involucraba en el proyecto, tenían más oportunidades de que un gran estudio la filmara. Penn, sin embargo, no mostró interés por la película y quiso hacer una entrevista.

La gente de “El Chapo” lo convenció de aceptar la entrevista con Penn explicándole que era “uno de los actores más famosos de Hollywood”, que había actuado en la película 21 Gramos, dirigida por el mexicano Alejandro González Iñárritu, y explicando que era también un activista que se había reunido con Hugo Chávez y Raúl Castro.

Ambos actores viajaron de Los Ángeles a Guadalajara el 2 de octubre pasado en un vuelo charter que, de acuerdo con Kate del Castillo, costó 33 mil dólares, de los cuales Penn pagó una parte y ella el resto.

En ese momento, Kate del Castillo no tenía conocimiento de que Sean Penn había llegado a un acuerdo con la revista Rolling Stone para publicar un artículo sobre su encuentro con Guzmán Loera.

Durante el encuentro que sostuvieron los tres personajes, recuerda Kate del Castillo, hablaron de Donald Trump, de Hugo Chávez y de política mexicana. El narcotraficante tenía curiosidad por saber qué tan popular era en Estados Unidos.

Tras el encuentro, “El Chapo” llevó a la actriz a un cuarto con muchas camas. En algún momento, temió que el narcotraficante intentara algo, por lo que le dijo: “amigo, sabes porqué estoy aquí y sabes que eres un hombre muy poderoso, que puede hacer el bien. Hay un hombre bueno dentro de ti”. Después de eso, el capo le respondió que él no dormía donde dormían sus invitados, por razones de seguridad, y le agradeció por “uno de los mejores días de su vida”, para luego retirarse.

Debido a el cerco que el ejército mexicano tendió alrededor de la zona donde se encontraba el narcotraficante días después de ese encuentro, la entrevista oficial de Penn nunca se llevó a cabo de frente, y en diciembre “El Chapo” envió a Nueva York un paquete donde se incluía un teléfono celular; el aparato contenía la famosa grabación donde el narcotraficante responde a las preguntas de Penn.

Sobre la versión final del artículo publicado por Penn en Rolling Stone, dejó en claro que nunca sucedió el famoso episodio donde unos soldados se disponían a revisar el vehículo en en que viajaban para encontrarse con “El Chapo”, pero se arrepintieron al darse cuenta de que un hijo del narcotraficante estaba a bordo.

Cacería de brujas

Luego de la tercera captura de Guzmán Loera, sucedida el 8 de enero pasado, cuando la procuradora general de la República, Arely Gómez, informó que el gobierno rastreó al narcotraficante debido a su comunicación con “actrices y productores”, Kate del Castillo, según sus propias palabras, “se quiso morir”.

Al día siguiente, diversos medios la contactaron para conocer si ella era la actriz de la que habló el gobierno mexicano hablaba, mientras que Rolling Stone decidió publicar el artículo de Sean Penn en su portal web, dos días antes de lo planeado. Tras la publicación, la revista incluso pidió una entrevista a la actriz, pero “ni siquiera les contestó” debido a que “estaba furiosa”.

The New Yorker también habló con la actriz Montserrat Olivier, quien explicó que la actitud “impulsiva” de del Castillo y su abierta oposición al PRI han hecho que el gobierno “esté muy enojada con ella”.

“Si fuera presidente y estos actores me hicieran quedar como un tonto, también estaría enojada”, expuso Olivier.

En la parte final de la entrevista, la actriz considera que se ha emprendido una “cacería de brujas” en su contra, como demuestra el hecho de que sólo se han filtrado a los medios las conversaciones de “El Chapo” con ella, cuando deben existir materiales con otros personajes de interés periodístico. Además, encuentra sexista la manera en que la prensa ha tratado la historia. “Siempre mencionan mi edad, pero nunca la de Sean, y nunca mencionan que él quiera o admire a ‘El Chapo’”. (http://www.zocalo.com.mx/)