Ciudad de México.- La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) inició acciones de monitoreo sobre la condición de las familias que se encuentran separadas como consecuencia de la política migratoria de “tolerancia cero” impulsada por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

En un comunicado precisó que el monitoreo en McAllen, Houston y Brownsville, Texas, tiene como fin elaborar un diagnóstico más amplio y objetivo de la situación, que permita el diseño de las mejores estrategias para la defensa de los inmigrantes.

De acuerdo con la CNDH, las acciones de deportación impulsadas por Trump ponen en riesgo los derechos humanos de las personas migrantes detenidas, principalmente de la niñez y la adolescencia, al separarlas de sus familias y procesar a los adultos por haber cruzado la frontera sin documentos, para su posterior deportación a sus países de origen.

La unidad familiar, abundó, es un derecho protegido por el sistema interamericano de derechos humanos, y de acuerdo con estándares internacionales en la materia y los criterios de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), recalcó, a las personas migrantes sujetas a procedimientos de deportación se les debe respetar como mínimo el derecho a ser escuchadas por la autoridad competente en el marco del procedimiento tendente a su deportación y tener la oportunidad adecuada para ejercer su derecho de defensa.

Según el comunicado, en McAllen, Houston y Brownsville, donde se localizan los centros de detención de personas migrantes más grandes del estado de Texas, visitadores adjuntos de la CNDH realizan actividades específicas de vinculación con organizaciones de la sociedad civil que trabajan en Estados Unidos en la defensa de los derechos humanos de las personas en contexto de migración.

También acudieron a diversos Consulados de México en dicho estado para entrevistarse con servidores públicos, gestionar por medio de ellos su visita a centros de detención de personas migrantes, visitar albergues de la sociedad civil en Texas para recabar testimonios de connacionales, y escuchar las inquietudes y necesidades de las familias mexicanas que se encuentran ante una posible situación de deportación.

En esas visitas, el personal de la CNDH difunde las herramientas que ha puesto al alcance de los compatriotas ante posibles acciones de detención y deportación arbitraria, difundiendo entre las familias mexicanas el micrositio “El Plan es Tener un Plan”, en el que se identifican casos en los que se pueden ver involucradas, así como acciones concretas para la defensa de sus derechos.

El organismo de derechos humanos señaló que los encuentros con organizaciones de la sociedad civil han tenido como objetivo principal buscar puntos en común para implementar acciones tendentes a salvaguardar los derechos humanos de las familias, así como de la niñez y adolescencia migrantes. (Proceso.com.mx)