El fenómeno de ‘Ladys’ en las redes sociales no tiene distinciones, cuando surgió el término ‘ladies’, por allá del 2011 con las denominadas ‘Ladies de Polanco’- personajes en estado etílico que al ser detenidas agredían verbalmente a la autoridad y posteriomente con femeninas bautizadas como ‘Lady Profeco’ – hija del titular de ésta dependencia: Humberto Benítez Treviño, quien por cierto fue cesado del cargo.

Después aparecieron Luz María Beristain Navarrete, ‘Lady Senadora’, quien llegó tarde para su vuelo en Cancún, Quintana Roo y exigió abordar al avión porque ella era “autoridad” y más recientemente ‘Lady 100 pesos’.

Todas ellas, tienen el común denominador de ser figuras con cierto nivel económico alto, y que hacían gala de lenguaje altisonante y/o intentaban sacar provecho de su status económico, para desdeñar o sobornar a la autoridad.

Sin embargo, el término Lady – forma correcta que hace alusión al título honorífico que se da a las señoras de la nobleza inglesa; equivalente masculino a lord- parece estar desgastado y la nombrada ‘Lady Cajero’ es prueba de ello.

Ahora los usuarios nombran con el mote prácticamente cualquier ‘resbalón’ o acto en el cual puedan maximizar y si es con ayuda de alguna edición el eco es mayúsculo.

En cuestión ‘Lady Cajero’ es producto de simple imagen que comenzó a circular a través de las redes en la cual se ve la imagen de una mujer aparecer en un cajero automático mientras otra se coloca detrás de ella y la cubre con un suéter para que nadie pueda ver la acción que realiza.

Lo que antes se trataba de evidenciar un acto de abuso por demás reprobable y ejercer presión con el gran músculo que son las redes sociales para que se tomaran acciones y evitar más casos y atropellos, ahora mismo el fenómeno ha mutado en simple ocio, entretenimiento y burla. (http://www.elmanana.com.mx/)