Pachuca, Hidalgo.- Luego de tres horas de tensión, los pobladores de Santa Ana Ahuehuepan, del municipio de Tula, entregaron vivos pero severamente golpeados a los tres soldados que habían retenido la mañana del domingo y a los que amenazaron con linchar, luego de un enfrentamiento de los militares con presuntos huachicoleros, en el cual un civil resultó muerto y otro más herido de gravedad.

Los soldados, cuyos nombres no han sido revelados, fueron entregados por los pobladores de Santa Ana a un capitán de la Policía Militar, de apellido Pimentel, para evitar el operativo que las fuerzas federales estaban preparando para rescatar a los uniformados.

Los pobladores pidieron al capitán Pimentel y a Abraham Mendoza, delegado Estatal de Programas para el Desarrollo del gobierno federal, que actuó como intermediario. que los soldados furan puestos a disposición del Ministerio Pública como presuntos responsables de la muerte del civil.

Alrededor de las 13:00 horas del domingo los tres soldados fueron llevados a las oficinas del Ministerio Público Federal de Tula, el cual determinará su situación legal en las próximas horas.

En el momento más tenso de la situación, un helicóptero de la Policía Federal sobrevolaba el poblado, decenas de soldados realizaban un despliegue en las cercanías de Santa Ana y una comision de pobladores hablaba con el capitán Pimentel y Mendoza Zenteno,

Durante la reunión, los vecinos aseguraron que un vehículo de militares entró al centro de Santa Ana realizando detonaciones de arma de fuego, mientras perseguía a unos hombres que iban a bordo de una camioneta.

Según los pobladores, durante la persecución resultó muerto un individuo identificado como Víctor Manuel Reyes García, de 40 años y con domicilio en la carretera Tula-Tepetitlán; otro, de nombre Miguel Ángel Hernandez Jiménez, conocido con el mote de El Piraña, de 20 años, resultó gravemente herido por los disparos. (Vanguardia.com.mx)