El regreso de Katy Perry está cada vez más cerca. Para empezar, la cantante ha confirmado su actuación en la gala de los Grammy 2017, que se celebrará el próximo domingo, día 12.

Para ello, ha utilizado una nueva imagen, de rubia platino, con la que anticipa cambios y, según ha escrito en su Instagram, una «nueva vida».

Además, son muchas las fuentes que indican que no queda nada (posiblemente sea este viernes) para que la artista desvele el primer single de su próximo álbum.

Al parecer, el tema lleva por título Chained to the Rhythm y en él colabora Skip Marley, nieto de Bob Marley.

La espectación sobre un nuevo disco de la diva lleva tiempo rondando las redes. De él sabemos que incluirá en los créditos las firmas de Max Martin y Shellback, dos de los productores habituales de su archienemiga (en otros tiempos, amiga) Taylor Swift.

Asimismo, Katy ha prometido bucear en «estilos distintos», un giro que viene acompañado por ese cambio de imagen decolorada, casi transparente.

Unos Grammy cada día más interesantes

De esta manera, la artista se suma a una ceremonia que quedó algo deslucida hace una semana, cuadno Justin Bieber, Drake o Kanye West informaraon de que no acudirían a la gala pese a estar nominados a varias categorías.

Sin embargo, el cartel promete ofrecer grandes momentos protagonizados por Adele, Bruno Mars, John Legend, Kelsea Ballerini o Daft Punk, que se subirán al escenario.

En cuanto a la presencia de Beyoncé, es incógnita después de que la artista informara de que estaba embarazada.

Otra de las novedades es que Lady Gaga también acudirá a los premios, donde actuará junto a la banda de metal Metallica.

¿Qué puede salir de ahí? Actitud y mucho arrojo, seguro. (Los40.com)