Tamaulipas.- Pese a que las lluvias de septiembre han traído 357 millones de metros cúbicos a las presas de donde puede tomar agua Tamaulipas, esta cantidad apenas alcanza para garantizar el consumo humano por unos meses y, no hay buenas noticias para la agricultura otoño-invierno.

Según el reporte de lluvias del Servicio Meteorológico Nacional (SMN) en el centro de la entidad, especialmente en los municipios que rodean Victoria, aún hay una anomalía en las precipitaciones contra el promedio para septiembre, de hasta 50 milímetros menos y el pronóstico es que la situación no mejore.

“Condiciones (de lluvia en septiembre) por debajo del promedio se esperan en el centro-sur de Nuevo León y Tamaulipas, Tabasco, Península de Yucatán, noreste de Chiapas, occidente de Michoacán, de Guerrero y de Oaxaca. En el resto del territorio se esperan condiciones de lluvia acumulada mensual dentro del promedio”, señala el pronóstico del SMN.

El promedio de lluvia para septiembre desde 2010 y hasta 2017, es de 186 milímetros de lluvia para todo Tamaulipas, y en los primeros 16 días las lluvias apenas suman 73 milímetros o el 78 por ciento del promedio histórico.

El SMN espera que en octubre las lluvias en Tamaulipas estén por arriba del promedio de 90 milímetros, pero que estas precipitaciones caigan para noviembre, lo que puede complicar la agricultura.

Solamente en el norte las precipitaciones pluviales estuvieron cerca del promedio histórico, mientras que las presas de donde salen los riegos para los distritos 050 Acuña Falcón y 026 Bajo Río Bravo, no tienen reservar para otorga ni un sólo riego a las cosechas para el otoño invierno, en tanto que para el 025 Bajo San Juan, aún no hay agua para un plan de riego completo, lo que podría llevar a esa región a una catástrofe económica.

Para que estos tres distritos puedan garantizar las cosechas de sorgo, las más importantes en el país, entre las presas La Amistad, Falcón, para el 050 y 026, y El Cuchillo y Marte R. Gómez, para el 025, debe haber mil 339 millones de metros cúbicos (Mmc) de líquido disponible y extraíble, además de unos 600 millones de Mmc más, para garantizar el consumo humano en la región por un año.

En este momento en las presas del río Bravo y San Juan hay disponible un volumen de mil 410, pero no más de mil 200 MMc son extraíbles por lo que para la agricultura hay un déficit de 700 Mmc y solamente es previsible que uno de los distritos, el 026, pueda tener uno a dos riegos, de los tres que necesita, y los demás tendrán que sembrar en temporal.

El Distrito 050 Acuña-Falcón, que comprende la porción del extremo noroeste del Estado, entre Nuevo Laredo y Guerrero, requiere de un plan de riegos de 14.1 Mmc, de aguas del río Bravo almacenadas en la presa internacional “La Amistad”.

El Distrito de Riego 025 Bajo Río comprende parte de los municipios de Matamoros, Valle Hermoso, Río Bravo y Reynosa.

Y sus derechos de agua provienen del río Bravo almacenados en las presas internacionales La Amistad y Falcón, además de las presas derivadoras Anzaldúas y Retamal. Que son de baja capacidad.

El Distrito 026 Bajo Río San Juan, se localiza en entre los Municipios de Mier, Miguel Alemán, Camargo, Díaz Ordaz, Reynosa y Río Bravo y su abastecimiento depende de las presas “Marte R. Gómez” y “El Cuchillo”, del cual se deben realizar realizan trasvasos de toda cantidad por arrima de los 300 millones de metros cúbicos. (ElManana.com.mx)