Ciudad de México.- Si hay alguien del espectáculo que ha mantenido su vida fuera de los reflectores es Luis Miguel, pero en unos días, verá la luz, la serie, que cuenta con la autorización del propio cantante y que será transmitida en España y Latinoamérica por Netflix y en Estados Unidos por Telemundo.

A sus 27 años, Diego Boneta tuvo la responsabilidad de convertirse en Luis Miguel de la década de los 80 y 90, su transformación fue total y hasta se separó los dientes para tener mayor parecido con el intérprete de Cuando calienta el sol. Esta transformación ha llevado a Boneta, según sus palabras, a “no reconocerse en el espejo”. Metro conversó con el actor para profundizar un poco más sobre su experiencia y la esperada serie.

¿Qué fue lo que más complicado al darle vida Luis Miguel?
El pensarlo no fue difícil, pero el actuarlo sí. Conté con una cosa que no había tenido antes, que fue tener un año de preparación, ¡que es un locura!, un año es muchísimo. A ese tiempo de preparación, le saque el mayor jugo posible y fue mucho más intensa que el rodaje, porque cuando me quedé con el papel quería ser todo, pero una cosa es pensarlo y otra cosa es hacerlos. Yo no sabía si podía cantar las canciones de Luis Miguel, yo no sabía que tanto podría parecerme o cambiar mi tono de voz. En ese año me tocó experimentar mucho.

¿Cómo fue el proceso de transformación?
Primero, muchísima investigación, fueron horas y horas de sentarme con gente cercana a él de los años que me toco interpretarlo, porque es muy diferente como eres a lo 15 a como eres ahora. Cualquier persona cambia y yo quería hacerlo autentico, cómo era Luis Miguel a los 17 años y como era a loa 21, quise saber e las cosas más chiquitas y estúpidas, hasta las más importantes. Me obsesioné un año para convertirme en él, porque es alguien que sigue viviendo y que es sumamente relevante, hay un gran diferencia entre un imitador y convertirme en él. Parte del proceso fue estar en España trabajado con Juan Carlos Corazza que es mi maestro de actuación, estar en San Diego para grabar lo temas con Kiko Cibrian que es el productor vivo que más ha trabajado con Luis Miguel.

¿Qué tan objetivo se puede ser cuando interpretas a alguien que admiras?
No puedes ser 100% objetivo porque aunque lo seas es tu versión de eso. Pero lo que puede decir es que es increíble la valentía que tienen Luis Miguel al abrirse y contar todo. Todos sabemos lo importante que es su vida privada para él y lo mucho que la ha protegido y ahora quiere contar todo. Al ver esa grado de compromiso y de entrega, pues no me tocaba mas que hacer lo mismo por respeto a él y era juntar toda la información, juntarme con él y otras personas para poder estar lo más cercano posible a eso, serie un mentira decir que lo hice todo exactamente igual.

¿Cuál fue el momento más especial de Diego Boneta y Luis Miguel?
Cuando Luis Miguel vio la recreación de Cuando calienta el sol, tomó mi teléfono, me lo arrebató y me dijo éste soy yo´, después me abrazó, es un un momento que jamás se me va a olvidar y eso me importa más que cualquier otra cosa.

¿Cómo defines la vida de Luis Miguel en comparación a la tuya?
Hay muchas similitudes entre su carrera y al mía, lo dos empezamos muy pequeños, yo comencé cantando una canción de él. Pero hay dos cosas que hacen una gran diferencia entre él y yo, que el nació con un talento superdotado, con una voz privilegiada y yo no nací con ese talento pero sí con las ganas de estar en un escenario. La segunda es la familia, yo puedo contar con ellos en todo momento y no vengo de una familia del espectáculo.

¿Cómo te deja Luis Miguel y cómo te has desprendido de él?
Al momento de interpretarlo dije, sin miedo, me separe los dientes va, cambie el cabello, terminé con algunas quemaduras por el bronceado… pero cuando terminó todo me quedé en shock, porque no me había tocada interpretar un personaje que necesitaba tanto, me refiero a lo físico, vocal, actoral, como productor. Di todo de mí, cada pelo, cada célula y a la hora de quitarme el pelo y arreglarme el diente, llegué al cuarto en donde había vivido un año como Luis Miguel, me vi y pensé ‘no se quién soy yo’, y hasta la fecha estoy pasando por eso, aun habló o me rió como Luis Miguel.

¿Cuál es tu perspectiva de Luis Miguel ahora?
Antes lo admiraba como artista y ahora lo admiro como persona. Creo que a la gente le nacerá una empatía por él, por lo que le tocó vivir, por sus sacrificios y a pesar de todo sigue aquí. (Publimetro.com.mx)